El Comercio

El PGOU enfrenta a los vecinos de Carrió y Perlora con el equipo de gobierno

El secretario municipal enseña a los concejales los planos de Perlora y Carrió.
El secretario municipal enseña a los concejales los planos de Perlora y Carrió. / A. G.-O.
  • Somos, PP e Izquierda Unida proponen la redacción de un nuevo texto en un Pleno tenso en el que se acusó a los socialistas de engañar

El Ayuntamiento de Carreño no sacará a información pública las normas subsidiarias anteriores al Plan General de Ordenación Urbana que afectan a las zonas de Perlora y Carrió. La oposición en bloque mostró su desacuerdo con la forma de actuar del equipo de gobierno, al no ofrecer más opciones a una situación que lleva paralizada más de un año. Una posición aplaudida por la Asociación de Vecinos de Perlora, que siguió el tenso debate con interés y que no pudo contenerse ante ciertas afirmaciones de la alcaldesa, Amelia Fernández, llegando a acusarla de «mentirosa y falsa».

El PSOE, en el equipo de gobierno, defendió que la forma más rápida de ponerle fin a dicha situación era sacar a información pública las normas subsidiarias, sobre las que se rige actualmente la zona, para poder aprobar el texto refundido y, posteriormente, realizar las modificaciones que fuesen oportunas. Un proceso con el que la oposición no está de acuerdo. En su opinión, debería volver a realizarse una nueva ordenanza sobre esas bolsas de terreno. «Lo que está pasando es un engaño a los grupos políticos y a los vecinos afectados», criticó Ángel García, portavoz de IU.

Una opinión apoyada por su homólogo del Partido Popular, José Ramón Fernández, quien acusó al equipo de gobierno de estar «riéndose» de ellos durante un año y medio. «La competencia de sacar esto adelante es del Pleno, si se quiere hacer con éxito lo normal es que los grupos hubiésemos estado representados en las reuniones con los vecinos. Algo que no quisisteis. No puede ser tan complicado llegar a un acuerdo», afirmó. Su intervención fue rebatida por el teniente de alcalde, Gabriel Rodríguez, quien expresó su desacuerdo con las afirmaciones realizadas.

La parte más tensa tuvo lugar cuando la alcaldesa, Amelia Fernández, aseguró que ellos habían puesto todo su interés en llegar a un consenso con los vecinos. «Tendremos las reuniones que sean necesarias, pero los procesos son los que son», afirmó. Fue entonces, cuando el público presente la acusó de «mentirosa y falsa», pidiendo en varias ocasiones que se les preguntase a ellos su opinión.

Por su parte, el grupo Somos Carreño propuso la creación de una mesa de negociación a tres bandas -grupos políticos, vecinos afectados técnicos- con el fin de buscar una solución definitiva que beneficiase a todos. Asimismo, calificaron de «torpeza» la postura del Ayuntamiento y la CUOTA en todo el proceso. Finalmente, la propuesta fue denegada bajo el aplauso de los asistentes.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate