El Comercio
Rodrigo Cuevas, que este domingo será pregonero en Cabranes .
Rodrigo Cuevas, que este domingo será pregonero en Cabranes . / A. PIÑA

«La oficialidá ya no necesita de argumentos. Es algo lógico»

  • Rodrigo Cuevas Músico y pregonero del Festival del Arroz con Leche de Cabranes

  • «No voy a hablar de la historia del arroz. Buscaré una forma distinta y más animada de hacerlo», adelanta

Ha sido capaz de aunar los temas más tradicionales de la copla y el folclore con una imagen totalmente rompedora que recuerda a los antiguos cabarés. Rodrigo Cuevas (Oviedo, 1985) es el asturiano del momento. El mes que viene actuará en el teatro Rialto, de Madrid, con motivo de la Fiesta del Orgullo Gay para luego viajar a Lima. Este domingo, a las 13.30 horas, leerá el pregón de una nueva edición del Festival del Arroz con Leche de Cabranes. Entre actuación y actuación atiende a EL COMERCIO para repasar este último año de vértigo.

El domingo, pregonero del Festival del Arroz con Leche, ¿tiene ya algo preparado?

Todavía no. Lo único que tengo claro es que no voy a hablar de la historia del arroz con leche porque ya me dijeron que lo había hecho todo el mundo. Buscaré una forma distinta y más animada de hacerlo. Siempre suelo improvisar algo, pero creo que las mejores improvisaciones son las trabajadas.

Dicen que uno nunca es profeta en su tierra. Éste no es el caso.

No, yo vivía fuera y tuve que volver a Asturias por trabajo. Es algo de lo que me siento muy afortunado porque normalmente es al revés. Estoy muy contento. He recibido reconocimientos muy importantes como ser la imagen de la sidra de denominación de origen.

¿Siempre ha querido ser artista?

Empecé en la música a los ocho años. Hubo épocas en las que no me lo planteé como una profesión porque siempre hay quien te dice que ante todo debes estudiar una carrera. En esos años pensé en ser veterinario. Los animales son mi segunda pasión.

¿Qué le diría a la gente que no sabe si apostar por la música como hizo usted?

Es una gran responsabilidad. Hay que vivir la vida como si no fuera provisional. Tenemos obsesión por planificarlo todo, pero no sabemos lo que va a pasar. Hay que hacer lo que uno desea. Eso sí, siempre con los pies en la tierra.

Ha conseguido aunar a un público muy diverso con un estilo muy propio y llamativo.

Es de lo que más orgulloso estoy de mi trabajo. A mis espectáculos vienen desde señoras con sus nietos hasta parejas de 40 años. Últimamente, además, viene mucha gente joven, que era la franja más difícil de atraer. En un mundo donde nos intentan dividir, ver que tenemos algo en común es maravilloso.

¿Le ha sorprendido atraer a gente tan mayor?

Me parece más difícil atraer a la gente joven. El repertorio que hago es de coplas y asturianadas. Canciones que ahora casi no tienen presencia. Por eso pensé que sería más difícil llegar a ellos. Tomo elementos de la tradición, que pueden ser un gancho para animar a alguien a entrar en este tipo de música. El folclore es algo que se está perdiendo.

¿Es culpa de las administraciones por no fomentarlo o de la población que no se interesa por ello?

El capitalismo vende imagen. Los estadounidenses son los dueños en eso. Mientras que no seamos capaces de fomentar nuestra imagen para vendernos, ellos siempre nos van a superar. Eso hará nuestro producto cultural más interesante para venderlo al exterior. 'La Macarena', por ejemplo, suena mucho en Estados Unidos. Artistas como Beyonce hacen dos o tres macarenas al año. Eso es lo que vende. Y nosotros seguimos despreciando lo nuestro, tenemos que generar nuestros propios productos, no copiar los de fuera porque, además, no tenemos los medios para hacerlo.

Acabamos de celebrar la Selmana de les Lletres Asturianes. ¿Está a favor de la oficialidá?

Sí, creo que cae de cajón. Es algo tan lógico. No hace falta dar argumentos a su favor. Es como si se estuviese cayendo la catedral de Oviedo, no habría que dar razones para arreglarla. Es nuestro patrimonio. Lo que debemos hacer es usarla para todo. Es nuestra responsabilidad.

El 29 de junio actuará en el teatro Rialto de Madrid. ¿Prefiere público grande o pequeño?

Yo juego con la cercanía. Hago espectáculos muy cabareteros. Un teatro grande tiene esa magia que trasmite llegar a tanta gente a la vez. Es muy energético. En uno pequeño predomina la familiaridad.

¿Tiene algún nuevo proyecto en mente?

Acabo de estrenar hace poco este espectáculo y voy a sacar dos temas nuevos en junio. Además estoy preparando un nuevo disco para otoño y el mes que viene me voy a actuar a Lima. Este año estoy teniendo muchos conciertos fuera de Asturias.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate