El Comercio

fotogalería

Rodrigo Cuevas convirtió su pregón en una actuación. / A. G.-O.

El arroz con leche de la Hostería de Torazo, elegido el mejor de Asturias

  • El cantante Rodrigo Cuevas puso a bailar a todos los asistentes con un pregón en el que recordó cómo su abuela preparaba este postre

Nunca nadie explicó la receta del arroz con leche con más arte que el desprendido ayer por Rodrigo Cuevas durante el pregón del festival cabranés. Un solo minuto le valió para meterse al público en el bolsillo. El mismo que acabó bailando y cantando al son de sus canciones, esas que mezclan los temas más tradicionales de la cultura asturiana con ritmos de los más actuales. «Me acuerdo cuando mi abuela aparecía con ese larguero de arroz con leche por la cocina», recordó. La mujer se valía del libro de recetas de María Luisa para enseñarle a su marido los trucos de este tradicional postre. Una obra que, «para los que hicimos la diáspora asturiana, vemos como un trozo de Asturias».

Ese fue el ejemplo que Cuevas utilizó para explicar a los presentes que el mejor arroz con leche «necesita por lo menos hora y media de cocción». Tras estas clases culinarias, el ovetense continuó su peculiar pregón con varias canciones y culminó, como no podía ser de otra manera, con su tema más conocido: 'El ritmu de Verdiciu'. Una canción que puso a bailar a todos los asistentes, incluido el gran número de representantes políticos que acudieron al acto. La actuación supo a poco, pero por falta de tiempo, pero no de ganas, no pudo alargarse más.

Llegó entonces el momento culmen del acto: la entrega del galardón al mejor arroz con leche de Asturias. La Hostería de Torazo consiguió imponerse en una edición en la que se inscribieron 103 recetas, catorce de ellas presentadas por restaurantes. El jurado destacó la textura cremosa y el sabor intenso de la ración, así como el equilibrio entre la cremosidad y la presencia del grano. Esta es la segunda vez que la empresa cabranesa logra hacerse con el título. La anterior había sido en 2015. «Tenemos que darle las gracias a nuestros cocineros que dedican horas y mucha paciencia», apuntó Rosa Larrea. Ella fue la encargada de recibir el premio junto a María Puente.

En el ADN

Una de las novedades de esta edición fue la incorporación del galardón 'Grano de Oro'. Para esta primera vez, el equipo de gobierno eligió al cocinero Nacho Manzano, quien ya tenía experiencia en el festival al haber sido uno de los pregoneros de ediciones anteriores. «La clave de un buen arroz con leche es hacerlo muy despacio. Yo pongo poca proporción de arroz, leche de casa y entera. La paciencia y el cariño lo hacen un plato imprescindible», aseguró. Para él este es un postre que «todos los asturianos llevamos en el ADN».

No fue el único cambio del festival. El PSOE decidió este año eliminar la figura de la Xana y sus damas de honor. A cambio creó la del Xanín. Una decisión no muy apoyada por los vecinos de la localidad. Por esa razón, muchas de las mujeres que tuvieron el título acudieron ayer con su banda al pregón para dejar claro que para ellas «ser Xana es un orgullo». A pesar de estas diferencias, el alcalde de Cabranes, Gerardo Fabián, recibió aplausos cuando en su discurso hizo referencia a que «aunque creamos que modificar las tradiciones nos hace perder identidad, luchar por la igualdad nos hace mejores».

El Festival del Arroz con Leche de Cabranes fue declarado Fiesta de Interés Turístico Regional en 2004. Desde entonces, la celebración, que coincide con San Francisco de Paula, no ha dejado de crecer. Muestra de ello fueron las cientos de personas que durante toda la mañana acudieron hasta Santolaya a disfrutar del buen tiempo y de «un postre emblemático de la gastronomía».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate