El acusado de agredir a la hija de su pareja dice que se golpeó ella sola

El acusado, de espaldas, y la menor durante su declaración.
El acusado, de espaldas, y la menor durante su declaración. / A. G.-O.

M. A. defiende que la joven se enfadó cuando él se negó a darle dinero para marihuana y que se hizo daño con la puerta al salir. Ella niega esta versión

ALICIA G.-OVIES VILLAVICIOSA.

El acusado de agredir en 2015 a la hija de su pareja, de 14 años, negó ayer los hechos que se le imputan ante la magistrada del Juzgado de lo Penal número 2 de Gijón. En su declaración de ayer, M.A., reconoció que discutió con la joven en el domicilio familiar que compartían en Villaviciosa. Según relató, ella le pidió dinero para comprar marihuana y, ante su negativa a dárselo, la menor -que responde a las iniciales de L. C. A.-, abandonó el domicilio golpeando la puerta en diversas ocasiones. Esta acción, como defiende el abogado del imputado, José Camilo Álvarez, le produjo daños en la mano derecha.

«Me pidió dinero para marihuana pero le dije que no, que se lo pidiera a su madre. Entonces me cogió de la mano y me mordió. Le dije que así no la quería en casa y se fue voluntariamente», relató el acusado. Al parecer, la joven abandonó el domicilio golpeando y dándole patadas a la puerta en varias ocasiones. «Empecé a sentir golpes y un vecino llegó a decirme que la escuchó pidiendo socorro», apuntó. En esos momentos, y según su declaración, él se encontraría dentro del piso intentando relajar a una de las dos hijas menores fruto de su relación con la madre de la víctima, la cual se había despertado a causa de los gritos.

Su declaración fue confirmada, en parte, por un testigo, A. C., vecino del bloque, quien aseguró a la juez que el día 10 de diciembre de hace dos años vio a la joven gritando y golpeando la puerta del piso. Asimismo, aclaró que en ningún momento había visto al supuesto culpable. La menor, en cambio, negó esta versión. En su declaración, L. C. A. reconoció la discusión, aunque «por otros motivos» y recordó que «tenía ciertos problemas con mi madre y no iba a dejar que hablase así de ella. Se volvió agresivo porque esa noche había estado bebiendo».

«Me cogió del cuello»

La joven explicó que se metió en su habitación y allí se produjo la agresión. «Vino detrás de mí y me cogió de los hombros y el cuello», relató. Unos daños que, según el abogado defensor, no se recogen en el parte médico del centro de salud de Villaviciosa. En la documentación solo se recoge una lesión «consistentes en abrasión minima a nivel de articulación metacarpofalangica del cuarto dedo de la mano derecha». La madre, que la acompañó al centro de salud, apoyó ayer la postura de su hija y negó que la joven hubiese consumido nunca marihuana.

Por todos estos motivos, el abogado defensor solicitó la absolución de su cliente. Asimismo, destacó que M. A., quien ya había sido absuelto de otra denuncia de malos tratos presentada por la madre, había manifestado en varias ocasiones su preocupación por sus hijas pequeñas, de las que tiene la custodia. El juicio ha quedado visto para sentencia.

Fotos

Vídeos