Los acusados de defraudar 130.000 euros a Hacienda culpan a una empresa de asesoría

Los administradores de la promotora El Neverón piden su absolución y declaran ser «ajenos» a la contabilidad fiscal de la empresa

S. G. AVILÉS.

Los dos acusados de defraudar a Hacienda más de 130.000 euros en concepto de IVA reclamaron ayer su absolución ante el Juzgado de lo Penal número 1 de Avilés. Para ambos la Fiscalía y la abogacía del Estado piden dos años de prisión, el reintegro de las cantidades adeudadas y una multa por el delito de fraude a la Hacienda Pública.

La vista oral se celebró ayer y en ella comparecieron los dos acusados, que durante el año 2007 fueron administradores únicos de la promotora El Neverón, que construyó una de las urbanizaciones de viviendas en Cancienes. Ambos coincidieron en su versión de los hechos en la que culparon a una tercera empresa, de asesoría, de ser la encargada de hacer las declaraciones de IVA en las que se «alteraron los datos para no hacer coincidir la documentación presentada ante Hacienda con la contabilidad real de la empresa», defendió ayer la abogacía del Estado y la Fiscalía.

«La declaración de impuestos no me interesaba lo más mínimo. Yo solo me encargaba del apartado de la gestión de las viviendas. El tema de contabilidad y fiscalidad lo llevaban dos trabajadoras y una empresa de Madrid», apuntaba uno de los acusados, al que se le imputa la declaración de tres trimestres del ejercicio 2007. Mientras que el segundo administrador se defendía alegando que «cuando yo llegué, a finales de noviembre, no tuve que hacer nada de contabilidad porque no hubo movimientos en diciembre. Desconocía la situación fiscal de la empresa porque de eso se encargaba una empresa externa, que ya lo hacía antes de llegar yo al puesto».

La defensa reclama la nulidad de las actuaciones y alega indefensión jurídica

En la vista oral testificó ayer la inspectora de Hacienda encargada de redactar el informe sobre El Neverón, que ratificó todas las pesquisas del mismo. Además, se hicieron preguntas a uno de los trabajadores de la empresa asesora madrileña, que si bien negó ser el encargado de presentar las declaraciones de IVA de la empresa. «Yo solo me dediqué a ayudarles una vez que se inició la inspección de Hacienda. En ese caso me limité a recoger la información en la empresa y entregarlo a los inspectores», apuntó el testigo, que prestó declaración a través de videoconferencia.

Las defensas de cada uno de ellos pidieron la absolución pero también la nulidad de las actuaciones al entender que existió indefensión durante la fase de instrucción. Ambas coincidieron al asegurar que «no llegaron notificaciones desde el comienzo del proceso hasta hace unos meses por lo que no pudimos ejercer nuestro derecho a la defensa», apuntaron los letrados Luis Javier Carmón y Andrés Bermúdez. Este argumento fue refutado por la Fiscalía y por la abogacía del Estado, quienes reiteraron su petición de cargos para los acusados al entender que pudieron defenderse «en todo momento». El caso ha quedado visto para sentencia y en unos días se conocerá la decisión de la jueza.

Fotos

Vídeos