Aena obliga a controlar la altura de un monte cercano al aeropuerto

Una de las zona de servidumbres aeronáuticas, en rojo la altura máxima permitida para los árboles. / LVA
Una de las zona de servidumbres aeronáuticas, en rojo la altura máxima permitida para los árboles. / LVA

Los árboles de la parcela superan la altura máxima establecida en los mapas de servidumbre aeronáutica

S. GONZÁLEZ PIEDRAS BLANCAS.

Aena ha advertido y obligado al propietario de un monte en San Adriano a controlar la altura de los árboles plantados en su parcela porque superan los límites establecidos en el mapa de servidumbres aeronáuticas. La entidad, como gestora del Aeropuerto de Asturias, es la encargada de vigilar que se cumplan estos parámetros, que de superarse pueden ser perjudiciales para el correcto funcionamiento del aeropuerto.

El Ayuntamiento de Castrillón se comprometía a colaborar con Aena hace unos meses para dar difusión a estos mapas y que todos los propietarios de los terrenos que tienen servidumbres estuvieran al tanto de su obligación de controlar las plantaciones. La denuncia que se formuló hace unos días constata la superación de la altura máxima permitida y es que en la zona enfrentada con la pista de aterrizaje, que afecta a las poblaciones de San Adriano y Santiago del Monte, los árboles no pueden superar los cinco metros de altura. Esta premisa afecta a los montes ubicados en lo alto de una ladera.

Los diferentes mapas se encuentran colgados en la página web del Ayuntamiento de Castrillón para que cualquier persona pueda consultarlos y afectan a catorce zonas diferenciadas, ubicadas a los lados y frente a la pista de aterrizaje del aeropuerto.

Así, en la zona en la que estaría ubicado el monte en cuestión se fijan varias parcelas a una cota cero, es decir, que no pueden tener ningún tipo de vegetación porque podría influir en las tareas de aterrizaje de los aviones. En otras en cambio se estipulan los cinco metros de altura. Según van alejándose o bien bajando en altura de la ladera Aena fija otros máximos que pueden ser de diez metros o más ya que son plantaciones que no afectan tan directamente a los vuelos.

Desde el Ayuntamiento iniciaron hace meses un protocolo de advertencia a los propietarios. A estos se les envía una comunicación cuando inician un expediente de tala o de cualquier otra modificación en la finca para que estén al tanto de sus obligaciones con Aena.

Fotos

Vídeos