El alcalde de Gozón acusa a Carreño de quedarse con dinero de la mancomunidad

Un momento de la junta de la mancomunidad celebrada ayer para mantener en el cargo de presidente al alcalde de Gozón. / P. G.-P.
Un momento de la junta de la mancomunidad celebrada ayer para mantener en el cargo de presidente al alcalde de Gozón. / P. G.-P.

Afirma que ingresó en una cuenta municipal 67.500 euros de los dos concejos y que usa una retroexcavadora costeada por el ente supralocal

PEPE G.-PUMARINO LUANCO.

El alcalde de Gozón, el socialista Jorge Suárez, acusó ayer al Ayuntamiento de Carreño de haberse quedado con dinero de la Mancomunidad Cabo Peñas. Visiblemente enfadado, reveló en la junta de este ente supramunicipal la existencia de irregularidades contables por parte de Carreño después de haber tenido conocimiento de que el concejo vecino encargó a la Fundación Universidad de Oviedo un informe sobre la situación de la mancomunidad en el que se concluye que «está en causa de disolución». El motivo que se alega en dicho informe es el acuerdo al que llegó, en 2013, el Pleno de Gozón para disolver la unión de ambos municipios, algo que, dijo el regidor gozoniego, «legalmente no se resolvió».

Según indicó, dicho análisis es «sesgado e imparcial» y se mostró muy crítico con la actitud de su homóloga de Carreño, la también socialista Amelia Fernández, por no haber asistido ayer a la reunión, «porque éste es el escenario donde debería aclarar estos asuntos. Todos estos informes jurídicos y económicos no los hubiera pedido de haber aceptado yo seguir en el cargo de presidente, pese al acuerdo del inicio del mandato en el que se comprometió a asumir el relevo», dijo.

Llegado a este punto y, pese a que su intención era «tratar estos asuntos de manera interna y buscar soluciones», Jorge Suárez decidió hacer públicas lo que son, desde su punto de vista, irregularidades contables.

La primera de ellas ser remonta a 2010, bajo la presidencia del anterior alcalde de Carreño, Ángel Riego. En la documentación aparece la adquisición de una máquina retroexcavadora adquirida por la mancomunidad por un importe de 90.388 euros y financiada parcialmente por el Principado. Dicha compra se hizo al amparo de una línea de ayudas para las mancomunidades, pero con posterioridad Carreño firmó un acuerdo de cesión, explicó.

La segunda, según Jorge Suárez, fue en 2014, cuando ambos ayuntamientos solicitaron una subvención para los costes del personal de la Agencia de Desarrollo Local de la mancomunidad. Estas ayudas fueron ingresadas en la cuenta del Ayuntamiento de Carreño por un importe total de 67.500 euros, según certifica la Tesorería General del Principado. «Esta partida fue reembolsada a la mancomunidad hace tan solo unos días y esto se produjo cuando este organismo atravesaba serios problemas de liquidez que, por lo que se puede observar, no era solo por impagos de Gozón. Pero lo grave de este asunto -añadió- es la retención de un dinero que no es del Ayuntamiento de Carreño y que representa el 80% de la deuda a proveedores de la mancomunidad».

Por último, en el capitulo económico, el alcalde de Gozón también hizo mención a la falta de datos por parte de la Sindicatura de Cuentas del Principado sobre la mancomunidad. «Solo se tienen constancia de ellos hasta 2013 y creo que la responsabilidad de la tesorería, de la que se ocupa la alcaldesa de Carreño, es mayor que la de la presidencia, que tengo yo».

En la sesión celebrada ayer, Jorge Suárez aceptó la petición de los grupos políticos de IU de Carreño y Gozón y Somos de Carreño de mantener el cargo de presidente. Y puso como condición la creación de una Junta Local para abordar todos los asuntos para buscar soluciones y alternativas. Los portavoces se mostraron abiertos a investigar las denuncias reveladas por Suárez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos