Aldergarten reitera que cumple todas las normas técnicas y medioambientales

Advierte que de rechazar el estudio de detalle por motivos «ajenos a los técnicos» acarrearía una responsabilidad patrimonial de 25 millones de euros

S. G. PIEDRAS BLANCAS.

La promotora Aldergarten espera que finalice el periodo de alegaciones al estudio de impacto medioambiental para conseguir el visto bueno definitivo al proyecto que les dejaría la puerta abierta a construir en primera línea de playa en Salinas. La empresa reitera que su estudio de detalle, en el que se contemplan las líneas maestras del proyecto, cumple todas las normas técnicas y medioambientales requeridas. «Hemos ido por el libro para cumplir los requerimientos del Plan General de Ordenación Urbana y las exigencias del Principado en materia de Medio Ambiente», apuntaba ayer el portavoz de la promotora.

Hace meses que iniciaron de nuevo el trámite para conseguir la aprobación del estudio de detalle, que ha precisado de informes arquitectónicos y medioambientales previos. «La parte urbanística, es decir la de la construcción, tiene el visto bueno porque se ajusta tanto en volumen, como en altura y características a lo que pide el PGOU», recalcó la empresa, que quiso dejar claro que el periodo de alegaciones al informe medioambiental «es el lógico, cualquier persona o entidad puede precisar lo que estime oportuno pero esperamos que nos den el visto bueno sin problemas desde la consejería porque cumplimos todas las normas», recalcaron.

El plazo para las alegaciones termina este viernes y tras él habrá que tomar la decisión definitiva sobre el conjunto del estudio de detalle. «Si la consejería da su visto bueno, que creemos que lo dará, el Ayuntamiento deberá decidir si aprueba o no el estudio», comentó el portavoz de la promotora. No es la primera vez que intentan llevar a cabo la construcción de los edificios, que se ubicarían en una parcela junto a las dunas de San Juan. «Hay que recordar que el terreno ya está incluido en el PGOU como un solar edificable y a esto hay que sumar la sentencia del Tribunal Superior de Justicia que lo ratifica. Tenemos derechos edificatorios», puntualizó la empresa.

Aunque esperan que estos trámites se puedan superar sin problemas, advierten que cualquier decisión «ajena a motivos técnicos» puede acarrear una reclamación de responsabilidad patrimonial. «El estudio de detalle deberá valorarse con informes técnicos y no políticos. Nadie puede tumbarlo por motivos subjetivos. La finca está valorada en 25 millones de euros, de rechazarse el estudio por motivos políticos se pediría la indemnización por ese mismo valor económico», comentaron.

Fotos

Vídeos