Alejandro Ramírez, de Piedras Blancas, gana el 'Lluz de Seronda' otra vez

A. G.-O. SANTOLAYA.

«Me gusta mucho la participación. Poder conocer concejos y sitios nuevos». Alejandro Ramírez, vecino de Piedras Blancas, recogió ayer por segundo año consecutivo el premio de fotografía Lluz de Seronda que organiza desde hace cuatro años el Ayuntamiento de Cabranes. Durante dos días las calles y caminos de todo el municipio se llenan de afanados fotógrafos buscando la imagen perfecta. Esta edición, celebrada el pasado mes de octubre, fue un gallo de Arriondu, quien logró alzarse con el primer premio.

«Fue una instantánea espontánea». Ramírez pasaba junto al camino de una casa cuando la imagen de un gallo parado entre las hierbas le llamó la atención. No se lo pensó mucho y disparó. «Dude sobre si presentarla, pero pensé que podía ser algo diferente», recuerda. Al final fue esa, de las cuatro que presentó al concurso, la que acabó convenciendo al jurado.

Él no fue el unico premiado. Manuel Filiberto, con 'Ala orilla de riu punegru' y Ana Roza, con 'Bodegón', fueron los accesit de esta edición. En la categoría infantil, el ganador fue Álvaro Cifuentes con una obra que tituló como 'Flores'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos