Una red de alerta vigilará la plaga de la mosca del vinagre detectada en los arándanos

Reunión del director general de Desarrollo Rural y Agroalimentación con miembros del sector. / P. LORENZANA
Reunión del director general de Desarrollo Rural y Agroalimentación con miembros del sector. / P. LORENZANA

El Principado y los productores llaman a la tranquilidad y garantizan la calidad de los frutos comercializados

M. MENÉNDEZ GIJÓN.

El director general de Desarrollo Rural y Agroalimentación, Jesús Casas, se reunió ayer con productores, comercializadores y cooperativas de arándanos de Asturias para tratar de encontrar una solución a la aparición de la 'Drosophila suzukii', un tipo de mosca del vinagre que daña los frutos. Casas aseguró que «se seguirá manteniendo la calidad» del producto, para lo que anunció la próxima aplicación de un producto fitosanitario denominado Spinetoram que se ha mostrado más efectivo contra esta plaga.

Fernando García, presidente de la Asociación Asturiana de Productores de Pequeños Frutos, resaltó que «no hay ningún problema para la salud. Hay que llamar a la tranquilidad de la gente». El problema con el que se han encontrado es que esta mosca apareció mes y medio antes de lo que es habitual, en mitad de la campaña de recogida. Por eso, ayer se decidió adoptar dos tipos de medidas. La primera, pasa por aplicar el Spinetoram, que hasta ahora solo se utilizaba para la fresa. Además, «hemos establecido una serie de criterios a aplicar el año que viene, con una red de alerta controlada por Sanidad Vegetal, que será la encargada de los análisis», indicó Fernando García.

Los productores recordaron, además, que los arándanos asturianos «están bajo muchas normas de calidad en mercados altamente exigentes. La calidad está garantizada».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos