El Arciprestazgo de Villaviciosa afirma que la «Iglesia no está pasada de moda»

El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, entrando a la iglesia de Santa María. /  PALOMA UCHA
El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, entrando a la iglesia de Santa María. / PALOMA UCHA

Los sacerdotes de 59 parroquias defienden la vitalidad de la institución mientras el arzobispo preside las Vísperas de su visita pastoral

ALICIA G.-OVIES VILLAVICIOSA.

La Iglesia sigue viva. Los sacerdotes que forman el Arciprestazgo de Villaviciosa quisieron lanzar ayer el mensaje de que la institución eclesiástica continúa en pie y «todavía mantiene su vitalidad». «No está pasada de moda», aseguraron durante la apertura de la visita pastoral que el arzobispo de Oviedo, Monseñor Jesús Sanz Montes, llevará a cabo durante los próximos meses, está previsto que la finalice en abril. La iglesia parroquial de Santa María acogió la celebración de las Vísperas antesala de unos encuentros «cercanos y llenos de agradecimientos».

Manuel Robles, párroco de la zona de Les Mariñes, fue el encargado de dar la bienvenida al arzobispo con un discurso en el que recordó que «el amor a Cristo» es lo que unía a las decenas de asistentes -a pesar de parecer un grupo heterogéneo- y la razón por lo que la Iglesia continúa su trayectoria después de tantos siglos. «La iglesia vive y aquí está la prueba», aseguró. Una trayectoria que los sacerdotes asistentes esperan tome un nuevo impulso después de la visita que han organizado y que permitirá a Sanz plantar «una semilla de aliento renovado, compromiso y esperanza» entre los feligreses.

El Arciprestazgo de Villaviciosa está formado por localidades y comunidades religiosas repartidas por cuatro concejos: Villaviciosa, Cabranes, Colunga y Caravia. La intención del arzobispo es estar en las 59 parroquias que lo forman, así como las cuatro comunidades de vida consagrada que hay en la zona. Un itinerario que tiene previsto comenzar este mes y concluir en abril del próximo año. La celebración de las Vísperas de ayer fue una primera toma de contacto entre Sanz y los feligreses.

«La visita es un regalo para mí, me va a brindar cercanía», aseguró el arzobispo

La ceremonia para darle la bienvenida en el concejo a Jesús Sanz Montes se abrió al público en general. En ella, estuvieron representadas todas las parroquias y las comunidades eclesiásticas del Arciprestazgo. El arzobispo tuvo unas palabras con los asistentes y aseguró que «esta visita es un regalo para mí, me va a brindar cercanía». Es una forma, apuntó, de «recordarnos lo que el Señor ha puesto en nuestras manos». En alusión a los encuentros que mantendrá con los responsables de las parroquias, adelantó que serán reuniones «como con un hermano mayor, con uno de casa».

El Arcipreste de Villaviciosa, Jorge Cabal, coordinará la visita pastoral en la que se reunirán también con los jóvenes y las familias. El itinerario permitirá al Arzobispo volver a encontrarse con aquellas personas que ha ido conociendo a lo largo de los años -ya que ésta no es su primera campaña que realiza al concejo maliayo- y descubrir lugares que hasta este momento no había podido visitar.

Sanz recordó que su labor es continuar lo que empezaron los primeros cristianos, quienes se encargaron de «construir la llama y tender lazos». «Somos creyentes, somos cristianos. Eso no quiere decir que no tengamos problemas, que no lloremos», aseguró. Unas preocupaciones que pierden valor al acercarse a la palabra del Señor. Mensaje que Monseñor trasladará durante su visita a las dierentes parroquias del Arciprestazgo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos