El arreglo de la iglesia de Perlora precisa de más aportaciones de la parroquia

Los vecinos, durante la reunión en la que se explicó la situación de las obras de reparación de la iglesia de San Salvador. / P. G.-P.
Los vecinos, durante la reunión en la que se explicó la situación de las obras de reparación de la iglesia de San Salvador. / P. G.-P.

Tras abonar los 18.000 euros por el campanario, ahora hacen falta otros 40.000 para acometer las obras de la nave central

P. G.-PUMARINO PERLORA.

Los vecinos de Perlora tendrán que volver a tirar del bolsillo para poder hacer frente a las obras de reparación de su iglesia. En una reunión convocada para informar sobre la marcha de los trabajos, la parroquia hizo un nuevo llamamiento para contar con su ayuda. En su transcurso, se indicó que las obras se están ejecutando por fases tras observar la existencia de más deficiencias en el edificio religioso. Así, Guillermo Alegría, al quien el párroco designó como experto y gestor, explicó que la primera fase consistió en la reparación del campanario y la certificación de estos trabajos ascendió a 18.000 euros. Este importe fue ya abonado al constructor y ahora quedan las destinadas a la nave central, cuyo techo se desplomó. Para acometer estos trabajos se precisan más de 40.000 euros, de los que 12.000 serán aportados por el Arzobispado dentro de las líneas de ayuda de año actual. Pero con esta cuantía económica no se llega para hacer frente a los gastos destinados a la nave central.

Crédito de 20.000 euros

Ante esta circunstancia, Alegría informó a los asistentes de que la idea es solicitar un crédito bancario por valor de 20.000 euros y alcanzar un acuerdo con el constructor para retrasar los pagos, a la espera de recibir un adelanto de otros 12.000 euros del Arzobispado de la segunda subvención correspondiente a 2019 para completar la financiación.

También se dio cuenta de las aportaciones de los vecinos. Hasta el momento, fueron cerca de 90 personas las que ingresaron dinero en la cuenta bancaria. El experto y gestor de las reparaciones insistió en que el «esfuerzo» económico de ahora «es para que los hijos y nietos de los perlorinos no tengan que gastar dinero para mantener el edificio». Guillermo Alegría adelantó que, a modo de agradecimiento por la colaboración vecinal, el arzobispo, Jesús Sanz Montes, podría asistir para las comuniones a la parroquia.

En el apartado técnico, la información corrió a cargo del arquitecto técnico de la parroquia, Juan José Argüelles, encargado de la dirección de obra. Una labor desinteresada, en la que expuso las numerosas reformas que se tienen que asumir para completar las reparaciones. También detalló algunas modificaciones que se deberán acometer en otras partes del edificio religioso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos