«En Asturias no solo somos fabada y sidra, también somos azabache»

María Pérez. /  A. G.-O.
María Pérez. / A. G.-O.

«Hay un desconocimiento total. Tenemos un tesoro sin valorar», lamenta la artesana María Pérez Presidenta Azabache Jurásico

ALICIA G.-OVIES VILLAVICIOSA.

El azabache de las minas de la parroquia de Oles fue durante años uno de los principales productos exportados de Asturias. Una cultura que se ha ido perdiendo con el paso de los años quedando a la sombra de componentes menos costosos. La Asociación Azabache Jurásico de Villaviciosa, presidida por María Pérez, se ha propuesto recuperarlo.

-Acaban de crear Azabache Jurásico tras separarse de la Asociación Acebache. ¿Cuál fue la causa?

-Nos escindimos para poder defender la cultura del azabache. Intentamos que ellos lo hiciesen, pero no quisieron. Les propuse mejorar la organización de los monográficos, por lo menos los que organizamos aquí, y fijar un precio mínimo del producto para que empezase a valorarse. Se negaron. Fue entonces, cuando la junta directiva se fue en bloque y la mitad de los socios también.

-¿Cómo esta siendo esta etapa?

-Hemos conseguido el sello de la red de actividades del Año Europeo del Patrimonio Cultural 2018. Para que te lo den tienes que presentar un proyecto y lo hemos conseguido para todos los eventos que realicemos a lo largo del año. Es muy importante, no se lo dan a cualquiera.

-El primero ha sido el certamen Eliseo Nicolás.

-Es la única muestra de estas características a nivel mundial. Es algo único. Pretendemos no solo exhibir las piezas, sino informar a la gente. Es como un museo temporal.

-Cuentan con una exposición fija en su nuevo local.

-El local pertenece a Unión Azabachera, una empresa privada, pero también lo usamos para la asociación. Tener una escuela es importante. La exposición es permanente y damos charlas y talleres.

-Han iniciado un proyecto internacional, ¿en qué consiste?

-Es una retrospectiva desde la prehistoria hasta el día de hoy a través de reproducciones de piezas que se han ido encontrando en excavaciones. Esa una iniciativa que nació junto con la asociación. Decidimos juntar el trabajo que habíamos hecho de forma individual y llevarlo más allá. Es solo el comienzo. Queremos crear una exposición amplia, documentada y móvil. Poder llevarla a centros educativos, a conferencias, eventos y dar a conocer esta maravillosa cultura.

-¿El principal problema del azabache es la desinformación?

-Nos creemos lo que nos cuentan y nos cuelan material que no es porque no nos interesamos por saber nada más. En el Eliseo Nicolás, por ejemplo, no tenemos venta, es solo cultura. Hay un desconocimiento total incluso dentro de una cuna del azabache como es Villaviciosa. Tenemos este tesoro y no lo sabemos valorar.

-¿Cuál es la situación de las minas de Oles?

-Igual que siempre. No se va a abrir. Muchos artesanos trabajan con azabache de fuera. El de aquí les saldría muy caro, no es rentable. El azabache tiene un potencial tremendo. Crea empleo y genera riqueza. En Whitby, en Inglaterra, viven del turismo del azabache. El año pasado vino una artesana de allí, que ahora es nuestra socia, y no se creía que aquí no lo valorásemos. Eso podríamos tenerlo nosotros. Asturias no es solo fabada y sidra, es también azabache. Es un material que daría mucha riqueza a la región y no lo valoramos.

«Cultura y venta»

-¿Por qué dejó de exportarse?

-Pasó de moda y muchos artesanos empezaron a mezclarlo con otros materiales para abaratar costes. Eso hizo que la calidad fuese muy mala. Cuando fuera de España empezaron a ver que las piezas se rompían comenzaron a descender.

-¿Cómo ve el futuro del sector?

-Tan negro como el azabache. Nosotros queremos rescatarlo y potenciarlo como cultura, no solo como venta.

-¿Para eso se necesita que las administraciones se involucren más?

-Se tiene que involucrar todo el mundo: vecinos, administraciones... En Azabache Jurásico somos pequeños, pero hacemos ruido. Que hayamos logrado que nos reconozcan en Europa es tremendo. Necesitamos más financiación para sacar los proyectos adelante, pero tenemos ilusión y ganas. No nos moriremos sin pelear.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos