El Ayuntamiento adjudica a la empresa Copcisa el derribo del chalé de Salinas

El chalé de Salinas, propiedad de José Aurelio Rivero.
El chalé de Salinas, propiedad de José Aurelio Rivero. / MARIETA

La ejecución de las obras deberá esperar a las resoluciones judiciales pendientes y a la declaración de solvencia de la empresa

S. G. PIEDRAS BLANCAS.

El Ayuntamiento de Castrillón ha dado un paso más hacia la demolición del chalé de Salinas, propiedad de José Aurelio Rivero, adjudicando el derribo a la empresa Copcisa. El proceso de licitación es el segundo que se pone en marcha por parte del Consistorio al quedar desierto el primero de los convocados. Copcisa es la misma empresa que se hizo con las obras de la nueva biblioteca de Salinas en el último proceso de adjudicación llevado a cabo desde el Principado.

A pesar de estar adjudicado el derribo este no será inminente sino que aún quedan pendientes varios pasos antes de llegar a la ejecución de la demolición. La nueva ley de contratación en la administración pública exige que las empresas acrediten su solvencia técnica y económica después de haberles sido adjudicado el contrato en mesa de contratación y en ese punto se encuentra ahora. «La empresa tiene ahora un mes para presentar la documentación que acredite que dispone de la solvencia necesaria para realizar las obras correspondientes. De cumplir con todo se convocaría otra mesa de contratación para hacer efectiva la adjudicación», explicó ayer la alcaldesa, Yasmina Triguero.

Este proceso de licitación se inició el 5 de mayo y se ha demorado al haber una sola candidatura, la de Copcisa, y esta haber presentado una oferta económica que fue entendida como una baja temeraria. «Al hacer una propuesta mucho más baja del precio de licitación hubo que requerirle por dos veces a la empresa unos informes en los que justificara esa rebaja», apuntó Triguero. Una vez que la oficina técnica acreditó esa baja fue cuando se le adjudicó el contrato.

Pasado este mes que tiene Copcisa para entregar su documentación se procederá a la adjudicación y firma del contrato, que tampoco aseguran la ejecución de las obras. Este proceso se inició por sentencia judicial que obliga al Ayuntamiento a hacerse cargo de la demolición de las ampliaciones del chalé de Salinas. Un proceso que continúa abierto, tanto por parte de los dueños del inmueble como por parte de los demandantes, vecinos del mismo. «Tenemos que esperar a saber las sentencias de los juzgados para continuar con el proceso. Lo que está claro es que desde el Ayuntamiento se están haciendo las cosas tal y como nos ordena el juez», recalcó Triguero.

El Ayuntamiento aprobó hace unos meses la petición de José Aurelio Rivero para legalizar las ampliaciones acorde al nuevo Plan General de Ordenación Urbana para posteriormente pedir en los juzgados correspondientes la inejecución legal de la sentencia en base a este cambio en la normativa urbanística del concejo. Una petición que aún está pendiente de resolución judicial. «No podemos aventurarnos a decir nada, este es un proceso largo que puede llevar mucho tiempo y hay que esperar. Este era solo un paso más para ejecutar la sentencia que estaba pendiente», comentó la alcaldesa.

Fotos

Vídeos