El Ayuntamiento inicia las obras de mejora del Monasterio de la Merced

Las nuevas obras en el Monasterio de La Merced se desarrollarán en el interior del edificio. / S. L.
Las nuevas obras en el Monasterio de La Merced se desarrollarán en el interior del edificio. / S. L.

Los trabajos, que cuentan con el visto bueno de Patrimonio, consisten en la retirada del mortero de las paredes y la revisión de todas las instalaciones

S. GONZÁLEZ RAÍCES.

El Ayuntamiento de Castrillón inició ayer las obras de mejora del Monasterio de La Merced previas a su apertura al público, tras más de diez años cerrado. Esta intervención fue solicitada hace unas semanas a la comisión de Patrimonio del Principado, que ya ha dado su visto bueno a las mismas. La empresa encargada de los trabajos los desarrollará en varias fases, comenzando primero con los problemas existentes en las paredes por culpa de las humedades.

Los operarios se rigen por el informe de valoración patrimonial realizado en el Ayuntamiento entre los técnicos de varias áreas. Así, comenzarán con el picado de las paredes para retirar la totalidad del mortero que las recubre. En el año 2016 se realizó una intervención similar en la que se quitó el mortero en la parte inferior de los muros. «Ahora se igualará todo para dejar respirar todos los muros y a la vez dar una estética uniforme a todo el interior del edificio», puntualizó el técnico de Patrimonio, Iván Muñiz.

Una vez que se retire esta capa se procederá a realizar la limpieza de los muros para que estos puedan transpirar y se eviten los problemas de humedad. «La ejecución de la totalidad de los trabajos dependerá del estado de las paredes una vez estén libres del mortero. Al no tener esta capa podrán respirar mejor y se aliviarán los problemas», explicó el técnico, que puntualizó que los daños de la humedad son «problemas de fondo causados por los diferentes cambios en la construcción. Es un edificio de muchos siglos que sufrió cambios con el paso de las décadas que ahora están saliendo a la luz».

El edificio, cerrado desde hace más de diez años, tiene problemas de humedad

En una segunda fase las obras revisarán todas las instalaciones secundarias como pueden ser los canalones, la electricidad, las puertas o los cierres. Por último, se valorarán los equipamientos necesarios para poder abrir el edificio al público. «Nuestra intención es que esté listo con la mayor brevedad posible porque sabemos que tener actividad podría ayudar a que se mitiguen también los problemas de humedad», comentó Iván Muñiz.

Una vez concluya la ejecución de estas obras deberá enviarse un informe de nuevo a Patrimonio para que este les de el visto bueno antes de instalar el mobiliario necesario para acoger las actividades o la musealización. «No nos ponemos plazos porque cuando se trata de Patrimonio todo depende de lo que te vayas encontrando», indicó Muñiz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos