El Ayuntamiento invierte 14.000 euros en mejorar el acceso al registro

Las obras en la planta baja de la Casa Consistorial comenzaron ayer tras las fiestas navideñas. / LVA
Las obras en la planta baja de la Casa Consistorial comenzaron ayer tras las fiestas navideñas. / LVA

Este servicio pasará a ofrecerse en la planta baja y se realizan obras para adecuar las oficinas del personal de nóminas e intervención

SHEYLA GONZÁLEZ PIEDRAS BLANCAS.

El Ayuntamiento de Castrillón inició ayer la reforma de la Casa Consistorial con la que pretenden hacer más accesible el servicio de registro municipal. En concreto se invertirán 14.000 euros para trasladar esta oficina desde la primera planta a la baja, lo que conlleva una reestructuración de varios servicios, entre ellos información, nóminas e intervención.

Además de hacer el servicio más accesible a los ciudadanos esta reforma implica un salto de calidad e informatización del servicio inexistente hasta el momento. «Primero se dio el paso al registro electrónico para facilitar el trabajo de todos los funcionarios con los expedientes, ahora se da un paso más que esperamos sirva para dar agilidad al registro», explicó ayer la alcaldesa, Yasmina Triguero. Las obras comenzaron ayer y se centran en reformar el actual área de información para crear una gran oficina.

Esta zona, el ala derecha de la planta baja, hasta ahora estaba formada por un despacho y un mostrador abierto en el que se encontraba el conserje de la Casa Consistorial. Los operarios trabajan para tirar un tabique y unir todo este espacio, dando lugar a una gran oficina a la que se trasladarán los trabajadores del servicio de nóminas. «Hasta ahora estaban junto a intervención en el ala izquierda pero creemos que necesitan un espacio más íntimo para desarrollar su trabajo», indicó Triguero.

Con esta reestructuración la planta baja acogerá tanto los servicios de tesorería, intervención como el propio registro. Para ello, en el atrio central, se instalará la zona de espera de los vecinos que acudan a realizar los diferentes trámites y para facilitar el acceso a los mismos se digitalizará el turno de espera. Se instalará una pantalla y una máquina para sacar turno, de esta manera los ciudadanos sabrán en cada momento cuándo les tocará y estimar el tiempo que pueden tardar. «Tenemos que ganar espacio en los mostradores, que se adelantarán de tal manera que llegarán hasta las columnas existentes en el centro del vestíbulo. Así las diferentes áreas tendrán más espacio y movilidad», comentó la alcaldesa.

Hasta que la reforma esté terminada, que se espera dure como mucho dos semanas, el servicio de información ya se ha trasladado al ala derecho de la planta baja. Falta ahora modificar el lazo inductivo instalado para colocarlo en el nuevo mostrador. «Además, habrá reestructuración del puesto de trabajo de algunos funcionarios, que pasarán a tener sus mesas en la primera planta, donde hasta ahora estaba el registro municipal», puntualizó Triguero, que confía en que el servicio esté plenamente en marcha a comienzos de febrero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos