El Ayuntamiento tramita cada año una veintena de reclamaciones por daños

Daños en la curva de La Consolación tras un accidente. /  ARCHIVO MARIETA
Daños en la curva de La Consolación tras un accidente. / ARCHIVO MARIETA

La mayor parte de los expedientes se abren por desperfectos causados al mobiliario urbano en accidentes de tráfico

SHEYLA GONZÁLEZ NUBLEDO.

El Ayuntamiento de Corvera tramitó el año pasado una veintena de reclamaciones por daños causados en propiedades municipales. Se trata de expedientes abiertos a personas, empresas o entidades por los desperfectos que hubieran ejercido con sus actos. La mayor parte de estos se habrían producido como causa de accidentes de tráfico.

De los veinte expedientes del 2017 muchos ya se han ejecutado y saldado, bien sea por acuerdos con los responsables o bien con sus aseguradoras. Aunque no todos han sido tan rápidos, algunos se mantienen abiertos por la vía judicial. Mientras que hay desperfectos que no se pueden cuantificar monetariamente por lo que no se llegan a reclamar a los causantes. Estos son los ejercidos sobre elementos naturales, por ejemplo, setos o árboles que hayan sido dañados por vehículos.

Así, el año pasado se cobraron aproximadamente 15.000 euros a través de este tipo de reclamaciones. Una cantidad que ya se barema cuando se proyectan los presupuestos municipales, en los que se guarda siempre una partida para hacer frente a las posibles reparaciones. El equipo de gobierno socialista ha fijado esta cantidad en 31.000 euros. Si bien el año pasado solo se invirtió la mitad, siempre «se guarda de más porque nunca sabes qué tipo de daños pueden llegar a causarse y vale más ser previsor porque aunque eso se ingresa después primero hay que repararlo», indican desde el Ayuntamiento, que mantiene una media constante de entre veinte y treinta reclamaciones en los últimos años.

Mobiliario urbano

Al ser los accidentes de tráfico la principal causa, la mayoría de los daños se causan en mobiliario urbano. Siendo las barreras metálicas de la carretera, las vallas, los muros de cierre o las farolas los elementos que más desperfectos sufrieron el año pasado.

Contenedores de basura, los semáforos o bolardos también tuvieron que ser reparados o repuestos. Otra de las grandes causas de reclamaciones es el robo de cobre, que se ha producido en varias localidades donde se ha sustraído tanto cableado de alumbrado como telefónico, que ha precisado ser repuesto para devolver la línea a los usuarios. Dentro de este epígrafe también se incluyen expedientes abiertos a vecinos que, realizando obras en sus propiedades, han podido dañar redes de tuberías municipales, causando averías a terceras personas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos