Azabache Jurásico trabaja en una prueba contra imitaciones

Xxxx. / XXX

La presidenta del colectivo denuncia la venta de lignito de Georgia como azabache y anuncia también la creación de un sello de calidad

E. FERNÁNDEZ VILLAVICIOSA.

Con el objetivo de «educar al público para que valore el azabache original y lo distinga de las imitaciones, ante la gran cantidad de lignito de Georgia que se está vendiendo como auténtico azabache», la asociación Azabache Jurásico de Villaviciosa puso ayer en marcha una exposición con piezas únicas y una serie de charlas y talleres divulgativos sobre este mineral en la cofradía de pescadores y el muelle de Tazones. Con motivo de la celebración del quinto centenario del desembarco de Carlos V y la llegada de la Nao Victoria al puerto local, la entidad quiere aprovechar la afluencia de miles de visitantes a la localidad para abordar la problemática que afecta a este tipo de artesanía. Así lo explicó ayer la presidenta de la entidad, María Pérez, quien anunció que «estamos trabajando para conseguir una prueba rápida que determine si el mineral que se vende es azabache original o no».

Pérez explicó que «contamos con biólogos y arqueólogos y unos estudios previos de la Universidad de Oviedo, pero es una iniciativa privada». Asimismo, comentó que también estudian la puesta en marcha de un sello de calidad que proteja al producto auténtico. Y es que, en la actualidad, según dijo, el sector azabachero «está sufriendo un daño tremendo, la competencia desleal que sufrimos está destrozando este oficio».

La presidenta denunció que «el 99% del azabache que está en el mercado es lignito procedente de Rusia que traen en grandes cantidades, cuando aquí son trozos muy pequeños los que extraemos y con muchas impurezas. Además, lo venden a un precio muy barato contra el que no podemos competir. Si un kilogramo de lignito cuesta 20 euros, el de azabache son 200 euros. Hay una diferencia brutal y la gente como ve que es oscuro no aprecia la diferencia».

En Tazones, hasta el domingo, ofrecen charlas y talleres divulgativas casi a cada hora para instruir al público. También muestran piezas únicas, algunas creadas por los aprendices de los cursos que imparten para evitar que se pierda esta tradición. La asociación también ha instalado tres estands en el muelle para que el público pueda adquirir los productos autóctonos de azabache.

Fotos

Vídeos