La Buena Mesa y la Fundación Philippe Cousteau emprenden un rumbo común

Quintanilla, junto al comandante naval de Gijón, Carlos Orueta, el vicepresidente tercero de la cofradía, José Antonio Villabrille, y Gabriel Portal, presidente de la Fundación Philippe Cousteau. / PATRICIA BREGÓN
Quintanilla, junto al comandante naval de Gijón, Carlos Orueta, el vicepresidente tercero de la cofradía, José Antonio Villabrille, y Gabriel Portal, presidente de la Fundación Philippe Cousteau. / PATRICIA BREGÓN

Ambas entidades firman un convenio por el que prevén desarrollar acciones conjuntas en favor de la mar, su cultura y sus gentes

J. F. GALÁN SALINAS.

La Cofradía de la Buena Mesa de la Mar de Salinas y la Fundación Philippe Cousteau Unión de los Océanos proyectan «promover actuaciones y programadas conjuntos en favor de la mar y de sus gentes» en el marco de un convenio que ambas entidades firmaron ayer en la Colonia de Salinas, sede de la referida cofradía. «Somos hijos de un mismo padre, Agustín Santarúa, y nos movemos en la misma dinámica. A partir de ahora tenemos singladuras convergentes», manifestó su presidente, Vicente Quintanilla.

Sus palabras fueron refrendadas por Rafael Lobeto, secretario de la fundación. «Nuestras rutas se apartaron hace veinticinco años y a partir de este momento volvemos a navegar en la misma dirección», dijo instantes después de que el almirante Gabriel Portal, el presidente, estampase su firma. En el acto también estuvieron presentes el comandante naval de Gijón, capitán de navío Carlos Orueta, y Fermín Rodríguez, director de la Universidad Itinerante de la Mar.

Quintanilla admitió que, a la espera de su futuro desarrollo, el convenio firmado ayer se limita por el momento a una «declaración de intenciones, un protocolo de amistad y colaboración que con el transcurso del tiempo se irá concretando en hechos concretos». Algunos de los proyectos que ambas entidades pretenden organizar de forma conjunta «podrían celebrarse en La Colonia una vez se lleve a cabo la rehabilitación» del edificio, propiedad de la Universidad de Oviedo y a día de hoy en estado de semirruina.

«A partir de ahora tenemos singladuras convergentes», afirma Vicente Quintanilla

Con anterioridad a la firma, las delegaciones de la cofradía y de la fundación realizaron una ofrenda floral en el Museo de Anclas Philippe Cousteau, en la Peñona de Salinas, que el próximo septiembre cumplirá veinticinco años. Su gran impulsor fue el difunto Agustín Santarúa, entonces vigía mayor de la Cofradía de la Buena Mesa de La Mar.

La Fundación Philippe Cousteau se encuentra en Asturias con su exposición 'Titanic: The Reconstruction', instalada en Gijón y con la que colabora LA VOZ DE AVILÉS-EL COMERCIO. Nacida en 1999 como una entidad adscrita al Ministerio de Educación y Ciencia, su objetivo es impulsar la cultura de la mar, la paz entre los pueblos, la cooperación internacional, el desarrollo sostenible y la defensa del medio ambiente a través del fomento de la economía, la investigación, el voluntariado y programas de cooperación y desarrollo culturales, cívicos y educativos relacionados con la mar y sus gentes.

La entidad rinde homenaje con su nombre a Philippe Cousteau, el oceanógrafo francés -fallecido en 1979 en una accidente de aviación- cuyo nombre ha adoptado el Museo de Anclas de Salinas. Cuenta con una veintena de anclas, entre ellas una de las de la fragata 'Asturias', la del yate real 'Fortuna' o la del 'Nuestra Señora de Atocha', galeón español construido en La Habana que se fue a pique en 1622 en los cayos de Florida (Estados Unidos).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos