Cálido homenaje del baloncesto asturiano al entrenador Emilio García

Foto de familia de Emilio García con los jugadores que disputaron los partidos previos al homenaje. /  TAREK HALABI
Foto de familia de Emilio García con los jugadores que disputaron los partidos previos al homenaje. / TAREK HALABI

El técnico recibe el cariño de sus compañeros en un encuentro organizado por el Villa de Luanco, el Colegio Santo Tomás y la Atlética Avilesina

N. GUTIÉRREZ / S. MENOR LUANCO.

El baloncesto asturiano se rindió ayer a la figura del entrenador avilesino Emilio García, con un cálido y emotivo homenaje organizado por el Villa de Luanco, el Colegio Santo Tomás y la Atlética Avilesina, entidades en las que el protagonista ha desarrollado mayoritariamente tanto su vida laboral como deportiva. En un acto en el que nadie pudo contener las lágrimas, exjugadores, entrenadores, compañeros, clubes, autoridades y amigos quisieron poner en valor la trayectoria de algo más que un entrenador, pues se ha convertido también en un ejemplo de lucha diaria contra la cruel enfermedad que le ha apartado de las canchas. La tarde comenzó con dos partidos entre jugadoras y jugadores entrenados por el técnico avilesino. En el encuentro masculino, las camisetas de ambos equipos rezaban en la parte frontal 'A mí me entrenó Emilio' y en una manga la cara serigrafiada del protagonista y el mensaje 'Gracias míster'. Tras los choques, el grupo Viernes 13 realizó su primer pase, que dio inicio al homenaje.

Emilio subió al estrado y recibió una ovación de casi cinco minutos en la que nadie pudo contener la emoción, hasta el punto de que, ayudado por su cuñado, el entrenador del Avilés Sur, Fito, se levantó y saludó a los quinientos espectadores que poblaron la grada del polideportivo de Gozón. Fue el turno entonces para las entregas, principalmente placas, camisetas o balones. En definitiva, recuerdos de agradecimiento por tantos años de dedicación en cuerpo y alma al baloncesto, sobre todo al base.

Otro de los momentos emotivos fue cuando el equipo de Nueva Base de la temporada 93-94, y el del Paula Frassinetti de la 94-95, equipos con los que Emilio consiguió sus mayores éxitos en categorías inferiores, posaron junto a su entrenador en unas fotografías para la historia. Para finalizar hubo dos lecturas de textos, de la madre de la internacional Inés Orselli y de Olaya Giadás y Andrea González, jugadoras del último equipo que entrenó del Villa de Luanco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos