El carnaval reivindica cuchar como toda la vida

Los perceberos descienden a bordo de su carrilana, la más rápida del carnaval. /  D. S. F.
Los perceberos descienden a bordo de su carrilana, la más rápida del carnaval. / D. S. F.

Los disfraces del baile de antroxu en Trevías y de las carrilanas en El Franco defienden los usos tradicionales ganaderos

DAVID S. FUENTE TREVÍAS / LA CARIDAD / CANGAS.

Los carnavales continúan celebrándose en el occidente asturiano, donde no faltaron los disfraces con ingenio de los más reivindicativos. Como en la localidad valdesana de Trevías, una pareja disfrazada de reporteros de una televisión local reivindicaba la mejora de la señal de televisión para su pueblo. Lo hicieron usando un paraguas como antena para mejorar la recepción de la señal.

El disfraz triunfó entre los asistentes y se llevó el primer premio en la categoría de parejas. En la categoría de grupos triunfaron las 'nadadoras olímpicas', mientras que el premio individual se lo llevó el 'cazador'.

En El Franco también se celebró el carnaval por todo lo alto, en esta ocasión con un descenso de carrilanas hasta Viavélez. Una celebración sobre ruedas que se organizó por primera vez y que atrajo a numeroso público. Cerca de un centenar de personas se disfrazaron y ataviaron once vehículos sin motor para descender hasta el puerto. Entre los disfraces se encontraba un tractor 'Agricultura ecológica', conducido por un joven ganadero, que llevaba una cuba con el nuevo sistema de riego para purines.

«Veo bien que se aplique la normativa, pero sin que suponga un coste adicional a los profesionales», dijo Álvaro Martínez, de Arancedo. El sistema de inyección en el subsuelo «es inviable para Asturias», precisó el ganadero, quien cree que soltar el purín a unos cinco centímetros del suelo «es más factible», sistema que se podía ver en la cuba del tractor que descendió hasta Viavélez y que estaba realizada con materiales reciclados. Una problemática del ámbito ganadero que también se pudo ver en el carnaval de Trevías, donde dos jóvenes con una carretilla cargada de cuchu daban visibilidad a esta situación repartiendo folletos en los que se leía «toda la vida se cuitou y naide se intoxicou». Éste y otros lemas -«nun dará la tierra muito, sin cuito» e incluso alguno más romántico como «yo por ti cuitaría en chanclas»- fueron aclamados por el público.

En Cangas del Narcea también se celebró el carnaval de adultos, que había tenido que ser aplazado por el temporal y que atrajo a un gran número de personas a la villa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos