Carreño abre las negociaciones para invertir el remanente

El PP se reúne esta tarde con el gobierno municipal para trasladarle sus propuestas. Incluye la reparación de la Baragaña

E. FERNÁNDEZ CANDÁS.

El gobierno de Carreño inicia hoy la ronda de negociaciones con los partidos de la oposición para gestionar el remanente de tesorería del ejercicio pasado, es decir, el dinero que el Ayuntamiento ingresó en 2016 y que no se pudo gastar por la aplicación del denominado techo de gasto. Según los populares, que serán los primeros que trasladarán sus propuestas a la alcaldesa, Amelia Fernández, la cantidad prevista para este año ronda los 1,2 millones de euros.

Desde el PP, según manifestó el concejal, José Ramón Fernández, defienden que es necesario afrontar el arreglo del machacado pavimento del paseo marítimo, una actuación que podría superar los 200.000 euros. «Es una obra urgente. Iba a estar incluida en el presupuesto del 2017 y no fue así. No creo que haya discrepancias por su inclusión», comentó. El concejal popular también propondrá la reparación de la pista de tenis del polideportivo y el acondicionamiento de dos pistas de pádel para mejorar así las instalaciones del complejo deportivo. El coste de estas obras podría rondar los 50.000 euros.

Además, para el núcleo urbano de Candás, reclamará, a propuesta de la asociación vecinal, «mejorar la estética de la Plaza de la Baragaña, después del destrozo que se llevó a cabo en la última reforma de 2011 cuando se invirtieron 500.000 euros. Creemos que debe apostarse por un diseño que combine materiales menos fríos que los actuales, con más vegetación para hacer de este espacio un lugar más acogedor y emblemático de la capital del concejo». Otro proyecto urbano es la ejecución del aparcamiento en altura en la antigua finca de Manuel Pérez, que actualmente se utiliza como estacionamiento provisional. Para la zona rural, el PP exigirá el saneamiento de Calera, en Albandi, una obra, según Fernández, que «beneficiará a los vecinos en una zona en la que además se están construyendo nuevas viviendas». El coste podría rondar los 300.000 euros.

El resto, según Fernández, «queremos que se destine a arreglar caminos de la zona rural y otras mejoras. Hay reclamaciones de todas las parroquias y habrá que atenderlas equitativamente en función del grado de deterioro y uso». El edil criticó el retraso en la tramitación del remanente por parte del equipo de gobierno. «Si no lo hacemos ya, se acumularán las obras en el 2018», dijo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos