Carreño admite la situación irregular de la cafetería del polivalente

La cafetería del polivalente./
La cafetería del polivalente.

Carece de las condiciones legales fijadas en la ley de contratos, por lo que deberán redactar los pliegos para su licitación

PEPE G.-PUMARINO CANDÁS.

El Ayuntamiento de Carreño admite la situación irregular en la que se encuentra la cafetería del centro polivalente de La Baragaña de Candás que ofrece un servicio público. Ésta fue la respuesta ofrecida desde la Secretaría Municipal al portavoz del PP, José Ramón Fernández, quien había solicitado una contestación al amparo de una moción aprobada el pasado mes de marzo al respecto de la situación de este servicio.

El bar estuvo sujeto a un convenio con la asociación de jubilados El Paseín en 2008 tras proceder al traslado de sus dependencias al centro polivalente y fue en 2013 cuando esta entidad remitió un escrito al Ayuntamiento en el que comunicó su renuncia a la cesión del espacio que ocupaba la cafetería. En el mismo, solicitó que revirtiese su gestión en el propietario del edificio (el Consistorio), posibilitando así que su explotación pueda ser gestionada por alguien interesado tras los trámites oportunos.

Ese mismo año, un informe técnico de la Administración General, fechado el 8 de octubre, advirtió de la necesidad de licitar el servicio de cafetería. En él, se reconoce que se debe proceder a la contratación de la explotación del negocio por ser de interés público y que, inicialmente, dependía directamente de la asociación El Paseín. Ahora, hace un año, esta entidad solicitó la revocación de su petición para que pasase a ser de gestión municipal ante las numerosas quejas sobre el servicio que presta a sus socios siendo rechazada, esta vez, por la Consejería de Empleo, Industria y Turismo tras su baja en el Registro de Empresas y Actividades Turísticas en 2017. La razón de esta negativa, según confirmó ayer el Consistorio, obedeció a una falta de documentación requerida en el contrato de explotación de la cafetería.

Ante este cúmulo de irregularidades, el PP recordó además que la persona que actualmente presta el servicio desde el 1 de marzo de 2015, «lo está haciendo sin ningún tipo de instrumento jurídico que regule el local, ni privado ni administrativo ni laboral. También que los gestores anteriores lo hicieron sin contrato de ningún tipo que regulara dicha prestación. Y todo ello, a pesar de la existencia de informes jurídicos, al menos desde 2013, por lo que solicitan que el servicio de cafetería se saque a licitación. «Ya no queremos hablar ni del convenio de 2007, en el que se ponía límite al contrato de gestión de la cafetería en abril de 2008», dijo Fernández.

A la vista de la situación, el portavoz del PP señaló que, «en este asunto existe una evidente responsabilidad y un absoluto desentendimiento del gobierno socialista. Esta falta de interés provocó un vacío dando lugar a una absoluta indefensión, tanto de los gestores de la cafetería como de la propia asociación de pensionistas a los que el Ayuntamiento no ha explicado todavía con claridad sus derechos y obligaciones», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos