Carreño asegura que usó los fondos de la mancomunidad «conforme a la ley»

Amelia Fernández. / P. G.-P.
Amelia Fernández. / P. G.-P.

Afirma que aportó 50.000 euros para la excavadora que compró la entidad y que el ingreso de una ayuda en su cuenta se pactó con Gozón

PEPE G.-PUMARINO CANDÁS.

La alcaldesa de Carreño, Amelia Fernández, aseguró ayer que el Ayuntamiento usó los fondos de la Mancomunidad Cabo Peñas «conforme a ley y de acuerdo siempre con el Consistorio de Gozón». De esta manera, salió al paso de las acusaciones de su homólogo gozoniego, el también socialista Jorge Suárez, quien anteayer, en la junta del ente supramunicipal, hizo públicas lo que entiende que son irregularidades contables del concejo vecino. Éstas hacían referencia a dos cuestiones en concreto.

La primera, a la compra de una máquina retroexcavadora que utiliza Carreño únicamente. En 2010, estando el anterior alcalde de Carreño en la presidencia, fue adquirida por la mancomunidad por un importe de 90.388 euros y financiada parcialmente por el Principado. Dicha compra se hizo al amparo de una línea de ayudas para las mancomunidades, pero con posterioridad Carreño firmó un acuerdo de cesión para su uso exclusivo.

La alcaldesa matiza las declaraciones. Dice que, «al no poder concurrir los ayuntamientos a dicha convocatoria, se tramitó a través de la mancomunidad, financiándola con una subvención del Gobierno regional, pero también con una aportación extraordinaria de Carreño de 50.000 euros, sin que Gozón aportara un solo euro. La subvención, además, se justificó debidamente ante el organismo que la concedió».

Otra de las acusaciones estaba relacionada con el ingreso en una cuenta municipal de las subvenciones destinadas al personal de la Agencia de Desarrollo Local en 2014, por un importe de 67.500 euros. En esta cuestión Amelia Fernández recalcó que «Carreño es el ayuntamiento de cabecera de la agrupación constituida por estos dos municipios para poder mantener los servicios que presta la agencia. Recibimos la subvención regional y ésta se transfiere a la mancomunidad aplicando en esta gestión siempre, por indicación de la intervención municipal, el principio de prudencia financiera. Que se gestione así la agencia responde a lo pactado por los dos ayuntamientos».

Pero, al margen de «esta cascada de acusaciones sin fundamento», señaló que «lo sorprendente es que el socio de la mancomunidad más deudor realice afirmaciones de este calado». Así, haciéndose eco del informe que, según dijo, encargó el alcalde de Gozón en enero a la Dirección General de Administración Local del Principado sobre la gestión de la entidad, «Carreño no tiene deudas líquidas, vencidas y exigibles con la mancomunidad tras haber sido saldada una de 14.030 euros en enero de este año». En cambio, puntualiza, «según datos obrantes en la Intervención de este ente mancomunado, Gozón mantiene una deuda de 157.141 euros con la entidad supramunicipal».

Añade que, según la interventora, el gasto correspondiente a la prestación del servicio de la piscina es de 101.939 euros y que su Ayuntamiento va a solicitar 109.052 euros por el mantenimiento de las instalaciones de la sede de la mancomunidad «que ha venido sufragando en solitario desde su fundación».

No obstante, para evitar sospecha alguna, ha pedido al alcalde de Gozón que solicite a la secretaría y a la Intervención de la Mancomunidad informes técnicos sobre los dos asuntos que sacó ayer a colación para «correcto conocimiento del vecindario». Y quiso recordar que «Carreño en los últimos siete años no ha tenido responsabilidad ejecutiva alguna en el ente». Por último, anunció que renunciará «ipso facto» de la tesorería, ya que «a la vista del nuevo reglamento de funcionarios de la Administración Local no se contempla que pueda ser ejercida por un cargo político». Sostiene que «se ha actuado siempre según las indicaciones técnicas y sin ninguna capacidad decisoria».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos