Somos Carreño califica de «aberración» la nueva línea de alta tensión de Carrió

ALICIA G.-OVIES CANDÁS.

El grupo municipal de Somos Carreño llama la atención por «las irregularidades y decisiones erróneas» que, en su opinión, rodean la construcción de una planta de generación eléctrica y la instalación de una línea de alta tensión en parte del concejo. El proyecto previsto por ArcelorMittal incluye un sistema eléctrico que comunicaría la nueva infraestructura con la subestación de Carrió atravesando el valle de Prendes. Un trazado que, critica Somos, «supone una aberración» tanto por la propuesta como por la propia tramitación del Estudio de Impacto Ambiental (EIA).

El pasado 19 de enero se publicó en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA) la apertura del periodo de alegaciones al proyecto. Previamente, según establece la Ley 21/2013 de 9 de diciembre de Evaluación Ambiental, se debería haber realizado una consulta a las administraciones públicas afectadas. Un paso que, aseguran, nunca se dio a pesar de que en el documento se recoge que «a la hora de definir la ubicación de la línea se han tenido en cuenta la opinión de los Ayuntamientos afectados».

Somos dice haber preguntado en comisión de Urbanismo al concejal responsable del área y que la respuesta fue que el Ayuntamiento «no fue consultado». Eso, señalan, pone de manifiesto que el estudio es «un cúmulo de chapuzas».

Reserva de hectáreas

El trazado propuesto para esta nueva línea bordearía la zona oeste de Aboño y Carrió, aunque el Plan General de Ordenación Urbana de Carreño reserva varias hectáreas a uso industrial en ambas localidades. Precisamente es éste un documento al que no se hace referencia en ningún momento en el estudio, como sí ocurre con el PGOU de Gijón. «Así, se llega al sinsentido de colocar el trazado sobre núcleos rurales y sobre el suelo urbanizable que el PGO reserva para reubicar a los vecinos de Carrió afectados por la actividad industrial. El disparate continúa proponiendo cortar árboles en zonas en las que el plan general habla de la creación de una gran zona verde pública que sirva de barrera medioambiental», apuntan desde Somos Carreño.

La agrupación municipal considera «inexplicable» que se enumeren de forma exhaustiva todos los elementos a proteger del catálogo urbanístico de Gijón, mientras que los de Carreño solo se mencionan parcialmente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos