Carreño deberá separar 750 toneladas de residuos orgánicos antes de 2020

Somos e IU de Carreño plantean que el punto limpio también esté equipado con contendores marrones para los biorresiduos . / P. G.-P.
Somos e IU de Carreño plantean que el punto limpio también esté equipado con contendores marrones para los biorresiduos . / P. G.-P.

Así lo exige la normativa que impone al municipio reciclar este tipo de desechos y los grupos municipales discuten ahora qué sistema usarán

PEPE G.-PUMARINO CANDÁS.

El concejo de Carreño debe separar 750 toneladas de residuos orgánicos antes de 2020, en cumplimiento con la vigente ley que obliga a los ayuntamientos a recoger este tipo de materiales. Una medida que en el caso de Carreño lleva a que los grupos políticos no se pongan de acuerdo en cuanto al sistema que van a emplear para desarrollar este nuevo servicio. Así, mientras que el equipo de gobierno socialista defiende la alternativa de mantener el actual modelo del cubeo durante toda la semana, dos días se dedicarían para la recogida de la materia orgánica, Somos e IU no están de acuerdo.

Estas dos formaciones son partidarias de un sistema «voluntario» que consistiría en la instalación de 200 nuevos contenedores de color marrón en la zona urbana, cerrados y con llave, para las personas que la soliciten. La recogida de esta fracción orgánica se haría tres veces por semana, reduciendo a cinco días la colocación y recogida del cubo negro para el resto de residuos. Mientras tanto, desde el PP, se mostraron partidarios de esperar a tener una información más detallada sobre cómo aplicar esta normativa.

En lo que sí hubo un acuerdo fue en retrasar a después de la temporada estival el inicio de la campaña, que pasa por informar a la población sobre los cambios en el sistema de recogida de basuras. Desde las filas de la formación morada, su portavoz, Carolo López, manifestó que su postura, en contra de la propuesta por el PSOE, «responde básicamente a que nuestro parecer pasa por una retirada de biorresiduos separada en origen, de calidad y con un sistema limpio y moderno. No vale una recogida de cualquier manera, destinada a vestir estadísticas, pero sin asumir el cambio de modelo que nos exige Europa». Desde su punto de vista, el modelo que defienden los socialistas «favorecería la aportación de residuos 'impropios' (fracción no orgánica vertida incontroladamente en el cubo de materia orgánica), al no ir los desechos en contenedor cerrado y poder ser usados indiscriminadamente. Por este motivo, añadió, «lo que pretende el equipo de gobierno no es propiamente un sistema de recogida de biorresiduos, tal como se define en la ley, sino que sería una fracción de materia orgánica mezclada con otros materiales».

El portavoz de IU, Ángel García, puso el acento en que las propuestas «no nos generan inconvenientes siempre y cuando vayan avanzando en diseño de recogida y campaña concienciación cuanto antes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos