Carreño tumba la aprobación de los estatutos de la Mancomunidad del Cabo Peñas

A. G.-O. CANDÁS.

El futuro de la Mancomunidad del Cabo Peñas parece tender de un hilo. El Pleno de Carreño, con los votos en contra de PSOE y PP, tumbó ayer en una sesión extraordinaria la aprobación de los estatutos del ente. Una decisión que empeora la situación de disolución en la que se encuentra y que se agravó tras la negativa de Amelia Fernández de aceptar la presidencia por «razones de tipo jurídico».

La alcaldesa defendió que su partido no quiere acabar con la mancomunidad, aunque se niega a «pagar más para recibir menos». Por ello, propuso la creación de una comisión técnica que, en el plazo de tres meses, se encargue de analizar la viabilidad del organismo. Esta propuesta no contó con el apoyo de la oposición, que criticó la postura de la regidora y le exigió que cumpliese con sus obligaciones haciéndose cargo de la presidencia ya sea para deshacer la mancomunidad o para sacarla adelante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos