Carreño vuelve a desalojar la casa del paseo marítimo de Candás

Carreño vuelve a desalojar la casa del paseo marítimo de Candás
La Policía Local y la Guardia Civil acudieron a la vivienda para llevar a cabo el desalojo de los residentes.

«Nos han dado dos viviendas, pero están indecentes. Si viene Sanidad nos echan», explica la afectada, Alicia Prendes

A. G.-OVIES CANDÁS.

La familia Vázquez Prendes volvió a sufrir a primera hora de la mañana de ayer un nuevo desalojo. Agentes de la Policía Local y de la Guardia Civil acudieron, acompañados de un equipo de cerrajeros, a primera hora de la mañana a la vivienda ubicada en el paseo marítimo de Candás. El abandono del edificio se realizó sin incidentes, aunque los propietarios mostraron su desacuerdo con la decisión. El Ayuntamiento decidió acudir a la vía judicial ante el riesgo de nuevos desprendimientos de la ladera del Monte Fuxa.

La situación se complicó para la familia según pasaban las horas. Según constaba en la orden de desalojo, el Consistorio se haría cargo de buscarles nuevas viviendas donde residir de manera temporal. Un compromiso que no se llevó a cabo. «En el Ayuntamiento no había nadie con quien hablar y nos lo gestionó todo la Guardia Civil», explicó la residente Alicia Prendes. Su sorpresa aumentó cuando, una vez en los pisos, comprobaron el estado en el que se encontraban. «Están indecentes. Si vienen los de Sanidad nos echan», dijo. Por el momento, han optado por quedarse en un hotel hasta llevar a cabo la limpieza de las viviendas.

Riesgo de desprendimientos

Por su parte, el concejal de Urbanismo, Gabriel Rodríguez, aseguró que la actuación «cumple escrupulosamente lo establecido por el juez en el auto de fecha del 28 de marzo por el que se autoriza al Ayuntamiento acceder a la mencionada vivienda». Apuntó, además, que lo prioritario era la seguridad de las personas que residían en el inmueble.

La casa se vio afectada hace unos años por el desprendimiento de parte del Monte Fuxa. Entonces, un juez ya ordenó que abandonarán el edificio por peligro de nuevos argayos. La familia decidió el verano pasado volver a vivir allí, aún sabiendo los riesgos. Ahora, y ante la decisión municipal de realizar un estudio técnico sobre el terreno para evaluar la presunta existencia de riesgo en el inmueble habitado, la familia ha tenido que volver a abandonar su hogar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos