Cincuenta y cuatro coches de récord

Asistentes al Slalom de Arroes siguieron la carrera en las calles de la parroquia maliaya. /  E. C.
Asistentes al Slalom de Arroes siguieron la carrera en las calles de la parroquia maliaya. / E. C.

Arroes Racing Club y la comisión de festejos de la parroquia recuperan el Slalom que llevaba seis años sin celebrarse

ALICIA G.-OVIES VILLAVICIOSA.

No ha resultado fácil, pero el motor de los coches volvió a resonar ayer con fuerza en la parroquia de Arroes. Cincuenta y cuatro vehículos se dieron cita en una nueva edición del Slalom organizado por la escudería Arroes Racing Club y la comisión de festejos de la parroquia. Llevaba seis años sin celebrarse. Y, a pesar de haber estado en el aire hasta el último momento, los números han sido de récord. La prueba ha duplicado la participación de otras clasificaciones, siendo la más numerosa de todas las que integran el Campeonato de Asturias. Un balance muy significativo para los organizadores.

Tan solo unas semanas antes, la Federación Asturiana de Automovilismo (FAPA) les informaba de que el coste del seguro de cada vehículo participante iba a ser superior, al no contar con los requisitos de otros campeonatos. Este cambio supuso un incremento en los costes de 750 euros al que la organización pudo hacer finalmente frente, tras haber visto peligrar seriamente la prueba y recibir el apoyo de todos los conductores que se habían inscrito.

De esta forma, los motores volvieron a rugir como nunca en la parroquia que volvió a reencontrarse con la prueba. En total, participaron 54 conductores -cinco, en la categoría femenina-. Los vecinos de Arroes se mostraron muy satisfechos con esta cita porque «ha servicio para dinamizar las fiestas». De ahí, que todo el pueblo se haya volcado con el Slalom. El día anterior ya consiguieron llenar la carpa con la tradicional parrillada. Desde la asociación habían solicitado en un principio un centenar de vales que tuvieron que ampliar para dar cabida a 270 comensales. «De momento, estamos teniendo mucha gente», aseguraban desde la organización.

El buen tiempo hizo que la jornada acompañara a la fiesta en Arroes y las calles de la parroquia se llenaron de amantes del motor. La noche, en cambio, fue para los que prefirieron la buena gastronomía. Desde la comisión, ofrecieron gratuitamente -gracias a la donación de Pescados Cortina- sardinas para aquellos que tuvieran el vale de la costillada del viernes. La segunda gran romería corrió a cargo de la orquesta K-Libre.

La festividad prosigue hoy. A las 13 horas, comenzará la misa en honor a los difuntos en la iglesia de Santa María. Los vecinos no han dejado de trabajar los últimos meses para conseguir fondos para la reparación del tejado del templo, la cual esperan poder empezar antes de que acabe el año. Por la noche, se celebrará el día de la tortilla y la camiseta. Habrá una cena campestre en el prau de las fiestas donde no faltará el lacón, los chorizos, el jamón, la cecina y el lomo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos