Una cita real con la historia

La fiesta en Tazones empieza cuando llega, siempre por estas fechas, el emperador Carlos V y, este año, al cumplirse el quinto centenario del desembarco que le trajo a España, la animación fue mayor

Una cita real con la historia
PABLO A. MARÍN ESTRADA

Un año más, puntual y fiel a su cita con la historia recordada, el emperador Carlos V volvió a desembarcar en Tazones, poniendo pie en tierra maliayesa como lo había hecho un 19 de septiembre (esa fue la fecha real de su llegada) de 1517, para tomar posesión de sus dominios hispánicos. Quinientos años después, el príncipe de Gante arribaba a la rampla del puerto y si entonces lo recibieron unos pocos y sorprendidos aldeanos de aquel apartado enclave de pescadores, en esta ocasión –como viene sucediendo desde hace treinta y siete agostos– fueron cientos de vecinos y visitantes quienes salieron ayer a su encuentro, en la que ya es una cita clásica en los festejos del calendario veraniego asturiano.

Desde el mediodía y hasta las primeras horas de la tarde la música de Acibreira y los bailes tradicionales del grupo Xeitu fueron preparando el ambiente para viajar en el tiempo y regresar a aquella Asturias campesina y marinera del siglo XVI en la que desembarcó el joven Carlos. Luego serían los integrantes del conjunto Las Águilas de Valporquero quienes trasladarían al público a los siglos de los torneos y las justas, con sus exhibiciones sobre la escasa arena de una playa casi cubierta por la pleamar.

El gran momento llegó anunciado por el atalayero alertando a los vecinos de la escuadra de naves que enfilaba rumbo al puerto. La avanzadilla en lancha del emisario del emperador fue recibida con lanzamiento de venablos por parte de los aldeanos, creyéndoles invasores extranjeros. Bastó pronunciar el nombre del nieto de Fernando de Aragón y Príncipe de Asturias para que la hostilidad se transformarse en abierta alegría. El camino para Carlos de Gante quedaba allanado entre sus nuevos súbditos. Sobre la rampla del muelle fue recibido con todos los honores y desde allí inició el recorrido hacia la tribuna de autoridades en donde sería saludado por el propio alcalde de Villaviciosa, Alejandro Vega.

El regidor maliayés pronunció un breve discurso de bienvenida en el que tuvo un recuerdo para el fallecido Aurelio Nava (Lelo), impulsor y animador de la recreación histórica del desembarco. Vega quiso también rendir homenaje a las víctimas de los atentados de Barcelona, en un día que la Ciudad Condal llenaba sus calles en una manifestación unitaria de repulsa al terrorismo, reivindicando el europeísmo simbolizado en la figura histórica de Carlos V como antídoto «contra el fanatismo y la barbarie».

Tras el recibimiento, el emperador recorrió con su cortejo las calles de la villa marinera, interesándose por los quehaceres de sus gentes y conociendo las técnicas de confección de amarras y redes para la pesca. El grupo Xeitu bailaría en su honor la ‘Danza de Carlos V’, una pieza contemporánea de su llegada a Asturias, recuperada de la tradición. Desde Cantabria habían acudido a rendir honores al nuevo rey los integrantes de los conjuntos Torreones de Cartes y El Palenque de Laredo; y desde Castilla, a donde se dirigió el cortejo histórico real del emperador tras arribar a tierras asturianas, llegaba un escuadrón de la Compañía Tercio Cristóbal de Mondragón, de Medina del Campo, con sus picas y arcabuces prestas para defenderlo. Tazones se había volcado de nuevo en su fiesta señera.

En la jornada de hoy, Carlos V se trasladará con su séquito a La Villa (el lugar donde podría haber arribado en 1517 según diversas fuentes históricas) para incorporar este año en su programa una visita a La Virgen del Conceyu en su iglesia de La Oliva. A lo largo del mediodía el grupo de teatro Contraste realizará visitas teatralizadas a la Casa de los Hevia –donde Carlos V pernoctó hace quinientos años- y durante la tarde, continuarán las actividades con más representaciones escénicas a cargo de la compañía Nun Tris y del grupo La Cámara y actuaciones musicales, además de una nueva exhibición de Las Águilas de Valporquero y del Tercio Compañía de Cristóbal de Mondragón. Una recreación en la Casa de los Hevia de la Audiencia que posiblemente concediera a sus anfitriones el emperador durante su estancia en Villaviciosa pondrá el broche a los actos del XXXVII Desembarco de Carlos V en Tazones.

Fotos

Vídeos