Condenado a un año y medio de prisión por provocar un incendio forestal en Santo Adriano

Incendio forestal en un monte de Asturias
Damián Arienza

Otro hombre ha sido condenado a ocho meses de cárcel por causar un incendio en Belmonte en mayo de 2016

EUROPA PRESS

Un hombre ha sido condenado a un año y medio de prisión por un delito de incendio forestal por imprudencia grave. Así consta en una sentencia del juzgado de lo Penal número 2 de Oviedo relativa aun incendio causado en la noche del 27 de diciembre de 2015 en Santo Adriano.

Según consta en la descripción de los hechos, el hombre prendió fuego para la quema de matorral a lo largo de unos 80 metros al borde de un camino ganadero de servidumbre para su finca. El incendio fue detectado a las 00.35 horas del 28 de diciembre de 2015. Tuvo que actuar personal de Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) y se dio por extinguido el día 29 de diciembre.

"Ha quedado acreditada la quema en una zona de monte, según la definición ya indicada regulada en la legislación autonómica, al quedar afectada una superficie de monte arbolado, que el acusado fue el autor de la quema y que actuó de forma intencionada para quemar matorral que invadía el pasto y así regenerar la zona, siendo el acusado el único ganadero que lleva su ganado a pastar en ese lugar y por tanto el único con interés en la quema", concluye el juez. La sentencia puede ser recurrida.

Fuego en Belmonte

Por el mismo delito de incendio forestal por imprudencia grave ha sido condenado otro hombre. En este caso, se trata de un incendio registrado en mayo de 2016 en Belmonte de Miranda y la pena del mismo tribunal asciende a ocho meses de prisión.

En este caso, el hombre, según recoge la sentencia, sin tener licencia o autorización para la quema y sin adoptar ninguna precaución, con condiciones adversas, decidió a las 13.30 horas del 2 de mayo realizar las quemas por las que ha sido condenado. El incendio forestal fue detectado sobre las 16.02 de ese mismo día y fue extinguido aproximadamente a los 22.00 horas. "Actuó por imprudencia, pues no adoptó medida alguna de protección para evitar la propagación del fuego, ni contaba con la preceptiva autorización para la quema de rastrojos, como exige la legislación del Principado de Asturias, haciéndolo además a manta", señala el juez. La sentencia puede ser recurrida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos