Costas comienza a reparar el último argayo junto a la iglesia de Luanco

La máquina excavadora recoge las rocas desprendidas. /  A. G.-O.
La máquina excavadora recoge las rocas desprendidas. / A. G.-O.

Una excavadora retira las rocas desprendidas hace tres semanas. En esta fase se construirá un muro para proteger la escalera de acceso al pedrero

E. R. LUANCO.

Ocurrió hace tres semanas, a mediados de julio. El azote del mar provocó un nuevo argayo en la zona del paseo marítimo de Luanco más próxima a la iglesia de Santa María. Técnicos de Demarcación de Costas en Asturias acudieron al lugar a inspeccionar la zona y ayer comenzaron las obras para reparar la cavidad tras el desprendimiento de las piedras. Una máquina excavadora estuvo trabajando para retirar la piedra que se había desprendido y la trasera, que estaba algo suelta. Ahora queda la escalera de bajada al pedrero que hay junto a la iglesia, sin protección frente al mar. La intención es construir un muro de hormigón para contenerla y protegerla del agua. El párroco, Cipriano Díaz, tuvo ocasión de ver los trabajos. El sacerdote sostiene que, a diferencia de otros anteriores, este último desprendimiento no afecta a la estructura del templo, pero recuerda que sí hay filtraciones y que los argayos son frecuentes y si no se toman medidas, van a seguir produciéndose.

Por eso, volvió ayer a reclamar una escollera alrededor del templo. El argayo no es el primero de este año. De hecho, Costas ya procedió en junio a arreglar el hundimiento de un tramo de cincuenta metros del muro que bordea el paseo. La medida que se adoptó fue la inyección de hormigón en una cavidad situada en la base de la escollera de refuerzo construida hace cuatro años. El alcalde, Jorge Suárez, recordó ayer el compromiso de Costas de hacer un estudio sobre la reparación integral de esta fachada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos