Cría de almejas en la ría de Villaviciosa

Ocho personas participaron en la repoblación de la ría maliaya. / E. C.
Ocho personas participaron en la repoblación de la ría maliaya. / E. C.

Cinco mariscadores de Tazones participan en la primera siembra de este año, 60.000 unidades procedentes del centro de Castropol

E. FERNÁNDEZ VILLAVICIOSA.

La ría de Villaviciosa cuenta desde ayer con 60.000 ejemplares más de almeja fina que se sembraron en dos hileras de 90 metros de longitud frente al Centro de Interpretación de El Puntal. Es la primera repoblación de este año que realiza la Consejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos, a través de la Dirección General de Pesca Marítima, en la ría. «La primera fue en el Eo, unas 30.000 unidades. Haremos otra aquí dentro de un mes y volveremos también al Eo. En estas últimas, cultivaremos 80.000 almejas», explicó Carmen Rodríguez, responsable de Acuicultura del Centro de Experimentación Pesquera (CEP) de Castropol, de donde procede la semilla.

Se trata de alevines de un año con una talla de 8 a 10 milímetros. La responsable del centro de Castropol explicó que «aunque la ría lleva cerrada al marisqueo desde hace cinco años, seguimos un protocolo de repoblación para que cuando la contaminación remita, y así lo indiquen los informes de microbiología y los análisis de la carne de molusco, podamos volver a autorizar la actividad con garantías y calidad. Estas crías tardarán unos tres años en convertirse en adultas, se reproducirán y aumentarán la producción de la ría». Junto a ella, los biólogos Jacobo López, de Tragsa, y Alfonso González, del Centro de Experimentación Pesquera de Gijón.

Cadáveres

En la siembra de la ría de Villaviciosa colaboraron cinco mariscadores de la quincena que forman parte de la cofradía de Tazones. Uno de ellos, José Manuel Estrada, lamentó el estado que presenta la ría. «Volvemos a encontrarnos almejas muertas, sobre todo en la zona de la capilla», dijo. Estrada fue uno de los encargados de «sachar» el cauce del río para habilitar una hilera donde depositar la cría. Posteriormente, taparon los surcos con una malla para evitar que sirvan de alimento para las aves. José Manuel Estrada también recordó que «tenemos pendiente el juicio, para el 10 de abril, con el Ayuntamiento. Le reclamamos el pago de las compensaciones ante el cierre del marisqueo en la ría».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos