«Si no es por los críos hubiera cerrado el quiosco»

«Si no es por los críos hubiera cerrado el quiosco»
El quiosco de Juan se llenó de chavales en la tarde de ayer. / LUCÍA MARTÍNEZ
Pravia

Juan González reabre su establecimiento mes y medio después del sufrir un fuego

EVA FANJUL PRAVIA.

Puntual como un inglés, a las tres y media de la tarde el quiosquero praviano Juan González levantó la persiana de su tienda de la calle Jovellanos. Todo un acontecimiento en la villa y casi un milagro después de que hace menos de dos meses sufriera un robo y un incendio que dejaron el local completamente destrozado. La reapertura ha sido posible gracias al afán del propio Juan pero, en buena medida, también por el de un grupo de jóvenes clientas que lanzaron una iniciativa para apoyar a su quiosquero y organizaron todo un movimiento ciudadano que logró recaudar más de mil euros para la causa.

En las últimas semanas Juan se ha afanado en remozar el establecimiento hasta dejarlo reluciente para recibir de nuevo a sus chavales. «Si no es por los críos, hubiera cerrado el quiosco», asegura. Y, aunque el fuego es una experiencia por la que no le gustaría volver a pasar, lo cierto es que ha servido para dos cosas. Por una parte para cambiar y modernizar la imagen del local, que ahora es más luminoso y diáfano, y por otra para insuflar ánimos al quiosquero, que reconoce que aún vive «en una nube», producida por el enorme movimiento de apoyo surgido en Pravia.

«Todavía vivo en una nube», reconoce el quiosquero, abrumado por la ayuda recibida

Ayer, a las tres y media, ya había chavales esperando a la puerta para comprar sus primeras chuches en semanas. Y ayer el goteo fue constante. Juan no paró de despachar en toda la tarde. «Está viniendo mucha más gente que un viernes normal», reconocía. Y no era para menos. Todos querían ir a intercambiar unas palabras y expresar su apoyo con una pequeña compra a su quiosquero de toda la vida.

«Son capaces de ir a buscarme a casa», bromeaba ayer Juan González, que reconocía que este tipo de gestos «te animan». Pocos días después de sufrir el incendio, un grupo de chicas organizaron una colecta en internet y comenzaron también recoger dinero en huchas en distintos locales hosteleros de la villa. Además, se organizaron varias actividades solidarias, como una gala de magia y, aunque algunas como el mercadillo no pudieron llevarse a cabo por el mal tiempo, la iniciativa fue todo un éxito. Para corresponderles, Juan ha cumplido la promesa que les había hecho: colocar un banco a la puerta del quiosco para que se puedan sentar allí a pasar el rato.

Temas

Pravia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos