«Todo el cristianismo se puede entender a través del Encuentro»

Instante en el que destapan el pañuelo de la Verónica ante la imagen de Jesús con la cruz. / A. G.-O.
Instante en el que destapan el pañuelo de la Verónica ante la imagen de Jesús con la cruz. / A. G.-O.

La lluvia obliga a trasladar la ceremonia a la iglesia, donde coincidieron las imágenes de Jesús, la Verónica, la Dolorosa y San Juan

ALICIA G.-OVIES VILLAVICIOSA.

La lluvia parece haber venido para convertirse en la protagonista de esta Semana Santa. Solo una de las tres procesiones organizadas por la Cofradía de Jesús Nazareno ha podido hasta el momento recorrer las calles de la Villa, la del Silencio, celebrada el martes. El Sermón del Encuentro tuvo que ser trasladado ayer a la iglesia parroquial, como ya ocurriera el domingo con la procesión de Ramos, por el mal tiempo. «Parece que el clima, las procesiones y yo no nos llevamos bien», lamentó el párroco Juan Ignacio García, encargado de pronunciar el discurso de este año.

El Encuentro de Jesús cargando con la cruz, la Verónica, la Virgen Dolorosa y San Juan de Verónica se trasladó a los estrechos paseos de la parroquia convirtiendo la celebración en un acto mucho más íntimo. Es esta ceremonia, apuntó García, a través de la que mejor puede entenderse todo el cristianismo. El sentido de la fe, la imagen del ser humano o la forma de aprender a comportarse como un buen cristiano. Eso es lo que representan, según sus palabras, cada uno de los pasos.

«En este Cristo, en el crucificado, el que cumple todas las expectativas que tenía Dios para el ser humano», aseguró. Un hombre que a pesar de haber sido ofendido y cautivado nunca dejó de ser dueño de sí mismo: «En ese momento, no hay nadie en el mundo con más poder que él».

La Verónica fue la primera en encontrarse con Jesús crucificado para limpiarle la cara. Una imagen, un gesto. Eso es, aseguró, «el ser humano. Una imagen formada por Dios y deformada por el mal uso». Tras ella, Juan, el modelo perfecto de cristiano que demostró que el sentido de la fe es el oído. Por último, su madre, la Dolorosa. «Sin ella no sabríamos quién es Dios, qué es la vida o la muerte», afirmó García, quien acabó su sermón preguntando a los presentes qué van a hacer ellos con la vida que el Señor les ha otorgado.

Hoy, si el tiempo lo permite y da una tregua, tendrá lugar la procesión del Calvario. Las imágenes saldrán de la iglesia parroquial a las 20.45 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos