Diseños arriesgados contra el cáncer

Paula Leal, Sara Leal y Cristina Lopes, responsables de Xubra. / P. L.
Paula Leal, Sara Leal y Cristina Lopes, responsables de Xubra. / P. L.

La empresa candasina Xubra amplía su negocio con mangas para evitar el linfedema | Distribuye los modelos más modernos y atractivos de esta prenda, que reduce la hinchazón del brazo después de una mastectomía

Ó. PANDIELLO GIJÓN.

Después de vencer al cáncer de mama, recuperar la rutina y volver a sentirse segura en todas las facetas de la vida se convierte en la prioridad absoluta. Fue lo que le ocurrió a la candasina Paula Leal hace seis años, cuando dejó atrás la enfermedad para encontrarse con varios problemas en los que no había pensado antes. «Después del tratamiento, cuando ya te encuentras bien aunque hayas perdido el pecho, abres el armario y te das cuenta de que la lencería, el bikini o el traje de baño ya no te sirven. Forman parte de tu personalidad y, de primeras, ya es un problema», explica.

Los únicos modelos que encontró para ser vestidos junto a su prótesis externa, sin embargo, pertenecían a tiendas de ortopedia, lo que limitaba notablemente el abanico de diseños y estilos. Lo mismo ocurría con los modelos de mangas diseñadas para prevenir el linfedema, unas prendas que se colocan en el brazo para contener la hinchazón de las extremidades, un síntoma común en las mujeres que han pasado por una mastectomía. «Son modelos muy feos, color carne o blanco y de estilo muy antiguo. Verte bien delante del espejo es muy importante para tu seguridad y autoestima, y yo notaba que con estas prendas de tiendas de ortopedia no lo estaba», recuerda Leal.

Flores, leopardo o 'cupcakes'

Después de búsquedas intensivas en internet, del propio problema surgió la solución. Junto a su hermana Sara y su amiga Cristina fundaron Xubra, un negocio que ya acumula tres años y medio de venta 'on line' de lencería y trajes de baño y que ahora se ha embarcado en la comercialización de unas mangas anti-linfedema que no se pueden encontrar en otras tiendas de España. «Este proceso de hinchazón, muy común tras la mastectomía, es irreversible. Desgraciadamente, muchas mujeres no se colocan la manga porque es llamativa y la gente pregunta», cuenta Leal.

Con el objetivo de romper con los complejos y hacer que las mujeres no se acomplejen al usar este tipo de mangas, Xubra ha suscrito un convenio con la empresa estadounidense Lymphedivas para empezar a comercializarlas en la península. «Creemos que es importante no perder el estilo y la identidad pese a tener que llevar estas prendas por salud. Si eres rockera, que puedas llevar una manga con motivos musicales. Si te gustan los tatuajes, que parezca que te has hecho uno. Que llame la atención, pero de manera positiva», destaca Leal.

Así, echando un vistazo a los modelos ofertados en su página web, se pueden encontrar estampados de leopardo, modelos con apariencia de encaje, flores o incluso una manga rosa repleta de magdalenas y 'cupcakes'. Estas prendas, a la venta en torno a los 100 euros, ya están viajando hacia el resto de la península. «Tenemos bastante demanda del Mediterráneo, donde muchas veces es un suplicio ponerse las prendas normales que encuentras en tiendas de ortopedia, mucho más gordas y con las que el brazo suda más durante todo el día. También estamos intentando abrirnos a Portugal», concluye Leal.

Fotos

Vídeos