Un dispositivo de cuarenta efectivos vigilará el Carnaval de verano luanquín

El alcalde confía en que el festival 'Luanco al mar', con el concierto de Carlos Jean y varios pinchadiscos locales, sea un aliciente para reducir el botellón

A. G.-OVIES / E. RODRÍGUEZ LUANCO.

Cuarenta efectivos velarán por la seguridad en el Carnaval de verano de Luanco, que se celebrará la noche del lunes 14 al martes 15. El Ayuntamiento, la Policía Local, Guardia Civil, Protección Civil, personal del área sanitaria III (Avilés), del centro de salud de Luanco, del festival 'Luanco al Mar' (que tendrá lugar entre el viernes y lunes), Transinsa (ambulancias) y la Asociación de Parados Mayores de 40 se reunieron el pasado lunes para organizar el dispositivo. Será muy parecido al del año pasado, que dio mejores resultados después de que, hace dos, el alcalde, el socialista Jorge Suárez, en su primer año de mandato, señalara que «el Carnaval se había convertido en un macrobotellón de menores» y se comprometiera a implicar a todos los sectores involucrados después de que, en aquel año, 2015, fueran asistidos medio centenar de personas. Entre ellos, 35 relacionados con menores, la mayoría intoxicaciones etílicas. Dos chicas fueron hospitalizadas a causa de una caída en la playa y otra, al presentar un coma etílico. Ese balance se vio reducido en 2016. Se asistió a 42 personas, aunque tres menores acabaron en el Hospital San Agustín. Uno , por una mezcla de alcohol y estupefacientes; el segundo, por un traumatismo craneoencefálico como consecuencia de una caída, y el tercero, por un corte en una pierna.

El Carnaval coincidirá con la última jornada del festival Luanco al Mar. El primer edil confía en que este encuentro musical, que tendrá lugar en el complejo deportivo Balbín, sea un aliciente para que los jóvenes disfruten más con la música que con el alcohol y el botellón se vea así reducido.

Atención sanitaria

«Hay una oferta distinta. Aún así, es el día del año que más me preocupa», confiesa el primer edil

Al igual que el año pasado, habrá un hospital de campaña en el parque Zapardel, en el que prestarán atención sanitaria un médico y una enfermera. Contarán con la colaboración de personal de Protección Civil y una UVI móvil. También habrá una ambulancia medicalizada en el exterior del complejo de Balbín, donde la seguridad correrá a cargo de la promotora del festival, con un aforo de 4.000 personas. Junto al equipamiento, se ha habilitado como aparcamiento una finca de 15.000 metros cuadrados cedida por un particular, que estará controlada por la Asociación de Parados Mayores de 40. Asimismo, el centro de salud estará abierto las veinticuatro horas y esa noche trabajará también la mitad de la Policía Local, que habitualmente no cubre el turno de noche.

No faltarán los controles en la estación de autobuses, como ya ocurrió el año pasado, pues se espera la llegada de un gran número de autobuses discrecionales, llegados de todos los puntos de la región. La idea es desviarlos a una ubicación separada de la estación local.

Con todo ello, el alcalde espera que esta fiesta -que no está organizada por el Ayuntamiento, sino que surgió de forma espontánea- esté más controlada y los asistentes, sobre todo, disfruten de los disfraces y de la música más actual en 'Luanco al mar'. «Es un diferencial con respecto a años anteriores», subraya.

Barras donde hay terrazas

Pese a todo, consciente de que es una de las citas más multitudinarias junto con El Carmín de Pola de Siero y el Xiringüelu, Suárez mantiene que «es el día del año que más me preocupa». Por eso, volverán a permitir a los bares instalar barras exteriores en la zona que tienen delimitada para la terraza. De esa forma, pretenden facilitar el control sobre el aforo en los locales. Además, accederán a que saquen disc-jockeys, siempre que exista un consenso entre los establecimientos de una misma calle.

El Ayuntamiento dará luz verde también a las carrozas, aunque según confirmaba ayer el alcalde, todavía no ha habido ninguna solicitud. «Sé que hay gente preparando una o dos», apuntaba. El recorrido se centrará en las calles peatonales del casco urbano y durará hasta pasada las cuatro de la madrugada.

Fotos

Vídeos