El emperador llega a buen puerto

La representación del desembarco de Carlos V congregó a decenas de vecinos de Tazones junto a la Nao Victoria. / DANIEL MORA

Tazones celebra el 500 aniversario del primer desembarco de Carlos V en EspañaUna representación teatral hizo descender de la Nao Victoria al monarca. Prometió justicia y paz para «la tierra de mis mayores»

ÓSCAR PANDIELLO TAZONES.

¿Qué sintieron los habitantes de Tazones, una pequeña población de pescadores y aldeanos, al presenciar cuarenta navíos de grandes dimensiones acercándose a su pequeño muelle hace exactamente 500 años? «Temor e incertidumbre», se aventura a responder Cristina Carneado, presidenta de la Asociación Cultural Primer Desembarco. El alivio, por tanto, debió ser notable al comprobar que ese 19 de septiembre de 1517 las fuerzas navales que se dirigían hacia la costa asturiana no eran ni las francesas ni las otomanas, sino las del príncipe Carlos de Gante, que pocos meses después se convertiría en monarca de todos aquellos vecinos de Tazones que no daban crédito a aquel despliegue naval.

Tan señalada efeméride congregó ayer en Tazones a decenas de vecinos y representantes políticos que, a lo largo de la mañana, recordaron el primer contacto del emperador Carlos V con la tierra de sus ascendientes. «Para nosotros es un orgullo que este desembarco, que llevamos recreando 37 años, cuente con el reconocimiento que se merece debido a su peso histórico», celebró Carneado. En vez del 'Engelen', con el que el monarca viajó desde los Países Bajos, ayer el encargado de acoger la representación del desembarco del rey fue la Nao Victoria, que estará en aguas asturianas hasta el domingo. Flanqueado por cuatro guardias y acompañado de su hermana y varios consejeros, Carlos descendió del barco saludando a vecinos y curiosos.

Su mensaje, en la parte alta del muelle, sirvió para informar sobre el «largo y penoso viaje» del que acababa de salir. «La providencia me ha traído a la tierra de mis mayores. Gobernaré conjuntamente con mi madre y guardaré los fueros y costumbres de estas tierras», afirmó el actor que dio vida al emperador, de la compañía teatral Contraste. Como colofón, y hasta en tres ocasiones, el monarca clamó por «una Europa unida y en paz», a lo que los vecinos respondieron con una gran ovación que se resonó en todo el puerto.

El Principado ultima los pasos administrativos para unirse a la Red de Rutas Europeas

Monolito conmemorativo

El recién nombrado presidente de la Red de Rutas Europeas del Emperador Carlos V, Francesco Forgione, también se sumó a esta fiesta cultural asegurando que «trabajaremos para seguir extendiendo la red, como ya se hizo ayer incluyendo a la ciudad de Panamá, para así poder construir el futuro de la Europa moderna que concebía el monarca». Forgione, natural de Palermo, agradeció la oportunidad de «conocer esta bellísima tierra», a la que seguirá ligado durante los próximos años con el objetivo de potenciar los itinerarios culturales e históricos del rey.

El consejero de Turismo, Isaac Pola, también asistió al acto para destacar el «fantástico reclamo» que estas rutas culturales aportan a la región. Según anunció, el Principado está «ultimando los pasos administrativos» para unirse a la Red de Cooperación de las Rutas Europeas. De esta forma, el consejero del Principado se unió a Carneado, Forgione, Alejandro Vega -alcalde de Villaviciosa- y a Julio González Zapico -director general de Turismo- para descubrir un monolito conmemorativo colocado junto al muelle que servirá de recuerdo de los cinco siglos del desembarco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos