Una empresa avilesina del sector hotelero negocia la compra del Hotel Parque Astur

Una empresa avilesina del sector hotelero negocia la compra del Hotel Parque Astur
Entrada del Hotel Parque Astur, junto al pantano de Trasona. / MARIETA
Corvera

El edificio, cerrado desde hace dos años, se encuentra embargado por una entidad bancaria, actual propietaria del inmueble

SHEYLA GONZÁLEZ TRASONA.

El Hotel Parque Astur podría dejar de ser un edificio fantasma gracias a los planes que tiene para él una empresa avilesina ligada al sector hotelero. Cerrado desde el año 2014 y vacío por dentro desde hace algo más de dos años tras la subasta de todo el mobiliario, el inmueble permanece sin ningún tipo de actividad.

La empresa JPO Explotaciones Hosteleras, que ya regenta un hotel en la comarca, está interesada en hacerse con la propiedad y reabrir sus puertas. Se trata de un proyecto incipiente, en el que se está trabajando y para el que, de momento, no se ponen fechas límite. «Estamos interesados en el hotel porque le vemos potencial y es una pena que se encuentre cerrado», explican los empresarios.

La principal traba con la que se han encontrado es el embargo del establecimiento por parte de una entidad bancaria, que asumió su propiedad cuando la empresa propietaria del edificio, Oceánica y Vacaciones, entró en concurso de acreedores. Fue precisamente este banco quien subastó el mobiliario en diciembre de 2015. «Estamos en negociaciones con ellos para ver las salidas que podríamos tener. Lo primero que hay que tener en cuenta es el embargo y como tal hay que saber si se puede levantar el embargo para hacer la compra, cuál sería el precio y demás. No son cuestiones fáciles, eso lleva su tiempo», indican los responsables de la empresa avilesina.

No temen la falta de clientela, ya que tienen la firme convicción de que el hotel tiene futuro. «Nadie puede decir que no tenga potencial, está en un lugar agradable, tiene buenas instalaciones y aparcamiento», señalan desde JPO Explotaciones Hosteleras, que también hacen hincapié en que «con toda la clientela que rechazamos en el otro hotel por falta de espacio podríamos mantener el de Trasona sin problemas. Con eso ya se viviría», recalcan.

Los gestores del hotel cerraron sus puertas en mayo de 2014 con la intención de poder reabrirlo en verano, aunque sus planes nunca llegaron a ejecutarse. El hotel entró en administración concursal ese mismo año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos