El endeudamiento del Ayuntamiento se fija en 331 euros por habitante

El Consistorio ejerce una presión fiscal de 544 euros por vecino, una cifra menor que otros de su misma población, lo que implica un ingreso de 874 euros por ciudadano

S. G. PIEDRAS BLANCAS.

El Ayuntamiento de Castrillón hizo pública ayer su Cuenta General del año 2016. Este balance financiero del Consistorio ha arrojado datos positivos para la economía municipal, destacando su liquidez general, cifrada en 1,46 puntos, lo que supone que el margen para hacer frente a sus obligaciones financieras es positivo.

La Cuenta General marca todos los datos relacionados con los ingresos, gastos o deuda municipales. Por un lado, Castrillón cuenta con un amplio superávit de 2.182.178,07 euros y, por otro, con una deuda de 7.496.880 euros. Con estos datos sobre la mesa, el endeudamiento por habitante en el concejo (cuenta con 22.626 vecinos) se fijó el año pasado en 331 euros. El presupuesto municipal marca una cantidad anual destinada a amortizar esa deuda, una cifra que en el ejercicio de 2016 supuso cerca del 6% de los ingresos. Esto indica que la cantidad debida es baja en relación a la economía general municipal, además, comparada con otros ayuntamientos del mismo rango poblacional es baja ya que estos, de media, destinan un 12% a la deuda.

En cuanto a los gastos se fijaron en 792,90 euros por habitante y se ejecutaron en un 87% frente a lo previsto inicialmente en el presupuesto municipal. En este sentido, casi la mitad de los gastos municipales están dedicados al pago del personal. A esto se suman los 32,39 euros que se destinan a inversión por cada vecino del concejo y los 96,45 euros que van al superávit por cada ciudadano.

El año pasado el Ayuntamiento ingresó 19.786.210 euros de los cuales gastó casi la totalidad ya que el indicador de ejecución presupuestaria se cerró en el 96%. Los ingresos a su vez provinieron en un 59% de los tributos y del área de urbanismo, mientras que otro 37% se corresponde con las transferencias y subvenciones recibidas por parte de otras administraciones. La cifra no es redonda al tenerse en cuenta las bajas presentadas por las empresas en los diferentes procesos de licitación, que a pesar de salir por una cantidad inicial estimada en el presupuesto se adjudicaron por otras inferiores tras las ofertas de los empresarios.

Otros de los indicadores de la Cuenta General que atisban los buenos datos son los periodos medios de cobro y pago del Consistorio, que se fijaron en 19, 7 días de media de cobro de cada factura emitida y en 30,23 días el de pago a proveedores, que está establecido en un máximo de sesenta días por Ley.

Presión fiscal

Uno de los datos a tener en cuenta en la situación financiera del Ayuntamiento y por ende del concejo y sus vecinos es el de la presión fiscal. En 2016 este indicador se fijó en 544,41 euros, más bajo que la media del resto de Ayuntamientos del mismo rango poblacional, que ejerce una presión de 632 euros por habitante. Esto traducido a la economía real del Consistorio supone 874,49 euros de ingresos anuales por habitante, cerca de 150 euros menos que lo que recaudan otros Consistorios con su misma población.

Los ingresos provienen en su mayoría del cobro del IBI y otros impuestos, así como de las tasas de basura, agua y alcantarillado, entre otras. Desde el equipo de gobierno de Izquierda Unida ya se ha anunciado la congelación del IBI para el próximo año.

Fotos

Vídeos