El equipo de gobierno de Villaviciosa congela el IBI con el apoyo del PP

«Hemos creído necesario reducir la carga tributaria para fomentar que las familias dispongan de algo más de dinero», dice el alcalde, Alejandro Vega

ALICIA G.-OVIES VILLAVICIOSA.

El servicio de alcantarillado es el que más diferencia acumula entre ingresos y gastos de todos los que oferta el Ayuntamiento de Villaviciosa. Un déficit que se vio incrementado tras la adjudicación del nuevo contrato de gestión con FCC-Aqualia firmado en 2015 por el anterior equipo de gobierno. Esta situación ha llevado al Pleno municipal -con el apoyo de los socialistas y el Partido Popular- a aprobar esta semana una actualización del 3,28% por encima del IPC acumulado. Se toma como referencia su última modificación en el 2012, un 2,10%. Una decisión que casi afectará poco a los bolsillos de los vecinos del municipio, quienes solo deberán pagar catorce céntimos más al trimestre.

«En 2018, se congelan la gran mayoría de impuestos y tasas de nuevo. Hemos creído necesario reducir la carga tributaria en Villaviciosa, para fomentar que las familias dispongan de algo más de dinero, dada la situación económica», explicó el alcalde, Alejandro Vega.

Una de las modificaciones fiscales para el próximo ejercicio se verá reflejada en la tasa de basuras, que se incrementarán en algunos supuesto entre un 1,5 y un 3% por encima del IPC. Este cambio solo afectará a actividades económicas con mayor producción de residuos. Asimismo, destaca la introducción de una bonificación, en algunos casos de hasta el 50%, en el pago de la viñeta de vehículos eléctricos. Se trata de una forma de fomentar el uso de turismos sostenibles, así como avanzar hacia un municipio menos contaminado.

El actual equipo de gobierno abogó el pasado ejercicio por la disminución de los principales impuestos, cuya congelación se mantiene para el próximo año. Una propuesta apoyada por el resto de agrupaciones. Por ejemplo, el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), principal fuente de ingresos municipal, se mantiene con el tipo rebajado para 2018, tanto en la zona urbana como en la rústica. También se prolonga la rebaja aprobada del impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana (antigua plusvalía).

En este sentido, Vega destacó que «en 2016 fue la primera vez desde 2004 que los vecinos de Villaviciosa vieron reducido el IBI, dado que en 2013 y 2014 se aprobó una rebaja del tipo pero no lo suficiente para compensar la subida de los valores catastrales».

Hace dos años, los socialistas propusieron bajar el tipo del impuesto urbano del 0,56 al 0,54%. Un descenso justificado por el progresivo incremento que ha ido teniendo la recaudación de este impuesto desde hace once años. Esta situación, explicó Vega, «deriva de la revisión de los valores catastrales y que el tipo de gravamen municipal no se ajustó hasta ahora para compensar dicho incremento, lo que se tradujo en subidas cada año».

Impuesto rústico

En lo que respecta al impuesto rústico, que incluye fincas y construcciones agrarias, se consolida con una bajada del 0.80 al 0,70%. Una decisión que afectará directamente a las arcas municipales. «Hemos ponderado la situación económica de las familias y las subidas de la carga fiscal que han soportado en años anteriores», afirmó el regidor socialista.

Las plusvalías, o impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana, también consolidan el próximo ejercicio la bajada del tipo al 26%.

Todas estas modificaciones, que se verán reflejadas en el bolsillo de los contribuyentes maliayos el próximo ejercicio, se han sacado adelante con el voto a favor del Partido Socialista y Partido Popular, así como la abstención de Somos Villaviciosa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos