El mal estado del entorno de la iglesia indigna a los vecinos de Trasona

El muro de acceso a la iglesia de Trasona está destrozado.
El muro de acceso a la iglesia de Trasona está destrozado. / MARIETA
Corvera

A las denuncias por los desperfectos del cementerio se suma ahora el acceso al templo, cuyo arreglo corresponde a la parroquia

S. G. TRASONA.

El mal estado del entorno de la iglesia de Trasona, incluido el cementerio parroquial, enfada a los vecinos y feligreses del barrio, que reclaman mejoras urgentes para mantener en «perfectas condiciones» la zona. La iglesia de San Pelayo cuenta con un aparcamiento a su entrada con una zona arbolada, cuyo propietario es la propia parroquia. Desde hace semanas el muro que delimita esta zona de la carretera se encuentra derribado.

Esto ha suscitado las quejas vecinales, que califican su estado de «dejadez» por parte de la iglesia y recuerdan que «el anterior párroco dejó en su testamento todos sus bienes a la Iglesia para que mantuviera lo que él, con tanto esfuerzo, logró tener siempre en perfecto estado». Esto se suma a las reiteradas quejas por las deficiencias del cementerio. En el camposanto las denuncias van encaminadas al estado «deplorable» de la capilla, donde está enterrado el anterior párroco, y la zona de nichos vacíos, que se encuentra llena de basura y maleza.

Además, tras las pasadas fiestas de Trasona, la Sociedad de Festejos también hacía públicas sus quejas al desconocer los horarios de las misas de San Pelayo, ya que el párroco no había aportado esa información para realizar el programa festivo.

Fotos

Vídeos