Fallece a los 86 años el histórico socialista praviano Luis Álvarez

Luis Álvarez. /  E. C.
Luis Álvarez. / E. C.

Fue concejal durante varias legislaturas y durante la dictadura lideró un movimiento vecinal que permitió a la villa tener instituto

DANIEL FERNÁNDEZ PRAVIA.

Fallece a los 86 años el histórico socialista praviano Luis Álvarez Fernández, Luis el de Susana, como se le conocía en la villa de los seis cuervos. Con él se va una parte importante de la historia local, que dejó reflejada en varios libros, todos de tinte político, en los que relataba lo difícil que había sido para las familias de 'rojos' vivir en aquella Pravia (y España) de la camisa azul. Aquella villa que tan bien reflejó en las páginas de LA VOZ DE AVILÉS, sorteando la censura, el añorado reportero Antonio Argüelles, que firmaba sus crónicas como 'Clariván', uno de los grandes amigos de Luis Álvarez.

El fallecimiento de Luis conmocionó ayer a Pravia, donde era muy conocido y apreciado. Contable de profesión, también daba clases particulares. Como su esposa, Maruja Moro Megido, quien durante años dirigió el colegio de infantil San José, donde al menos tres generaciones de pravianos aprendieron a leer, escribir y contar.

Luis Álvarez era hijo de un socialista fusilado durante la guerra civil. Recordaba en uno de sus libros la carta que su padre le escribió, como despedida, desde el calabozo de Pravia las horas previas a su fusilamiento. Aquello le marcó. Como también las palabras que siempre le recordaba su madre, Susana: «Querer ser un flecha es el mayor disgusto que puedes dar, pero, sobre todo, hay que perdonar». Y es que el talante conciliador marcó la personalidad de Luis Álvarez y por ello fue una persona respetada y admirada por todos sus rivales políticos.

Porque Luis el de Susana, o el de Maruja, como también se le conocía, hizo del diálogo y el respeto a los demás su bandera. Una forma de entender la vida que la puso en práctica desde su faceta política, siempre vinculada a los ideales socialistas, primero con el PSP de Tierno Galván y luego en el PSOE. Fue concejal durante varias legislaturas, secretario general y de organización de la agrupación local y miembro del comité autonómico de la FSA en varias ocasiones.

Antes de la restauración de la democracia, Luis Álvarez encabezó a finales de los sesenta un movimiento ciudadano en Pravia que logró, pese a la oposición municipal de entonces, la construcción de un Instituto de Bachillerato, lo que hoy es el IES Bajo Nalón.

Sus ideales socialistas los compatibilizó, también, con sus profundas convicciones religiosas. Gran amante de la naturaleza, pero, sobre todo, de la lectura. Especialmente de libros de temática política y de literatura social. Ir a su casa era entrar en una biblioteca, con pilas de libros repartidos por las esquinas de su casa y por encima de las persianas ya que las estanterías y armarios estaban llenos.

Luis falleció en Gijón, donde residía con su inseparable Maruja desde hace unos años. La capilla ardiente ha sido instalada en el Tanatorio de Santa Catalina, en Pravia, y el funeral en su memoria se oficiará hoy, a las 12.30 horas.

Fotos

Vídeos