Mario Ramos, un ovetense de 26 años, fallece al chocar con un guardarraíl en Villaviciosa

Mario Ramos, un ovetense de 26 años, fallece al chocar con un guardarraíl en Villaviciosa

El joven perdió el control del vehículo aldar una curva cuando circulaba por la AS-255 junto a unos amigos

Alicia G. Ovies
ALICIA G. OVIES

Las carreteras asturianas vuelven a teñirse de luto. Un joven de 26 años, Mario Ramos, fallecía ayer cuando circulaba por la AS-255, carretera que une Villaviciosa con Piloña. El motorista, vecino del barrio de La Corredoria, en Oviedo, perdió el control del vehículo al dar una curva. Acabó chocando contra el guardarraíl. Nada pudieron hacer los médicos que inmediatamente se trasladaron al lugar del accidente ni la Policía Local. Mario Ramos fallecía a los pocos minutos ante el desconsuelo de los dos amigos que lo acompañaban.

El accidente tuvo lugar a las 18.20 horas. El joven circulaba en dirección Cabranes seguido por dos amigos. Los tres, aprovechando el buen tiempo, habían quedado en Oviedo para ir a dar una vuelta por Villaviciosa. Tras tomar una curva a la altura del kilómetro 4, Mario perdió el control de la moto, con matrícula 5868 GCP, y no pudo evitar chocar contra el guardarraíl. Mario Ramos, que llevaba el casco puesto cuando se produjo el accidente, tenía experiencia con las motos, pertenecía al club Astuguardianes, y, según indicaron sus allegados, era muy consciente de los riesgos que implican estos vehículos. Fueron sus acompañantes los quienes dieron aviso al Servicio de Emergencias del Principado. Inmediatamente, se movilizó una patrulla de la Policía Local, los primeros en llegar, y una ambulancia del centro de salud del concejo maliayo.

Tanto los policías como los médicos intentaron reanimar al joven, sin éxito. Al poco fallecía debido a la fuerza del golpe contra el guardarraíl.

Sus dos amigos, con los que había salido a rodar, observaban lo que estaba pasando atónitos y desolados, sin terminar de creerse lo que estaba pasando. Hasta el lugar del incidente también se trasladaron una UVI Móvil, que ya nada pudo hacer por salvar su vida, y una patrulla de la Guardia Civil. La moto del joven, que acabó entre unos matorrales a un par de metros del lugar del choque, quedó completamente destrozada debido a la fuerza del impacto.

La AS-255 es una carretera con un firme en buenas condiciones, pero con una gran cantidad de curvas y pendientes que complican la circulación obligando a los vehículos a disminuir la velocidad en varias ocasiones.

Más seguridad

La noticia del accidente sacudió ayer al mundo del motociclismo. Decenas de personas quisieron dar el pésame a la familia del joven a través de las redes sociales y exigieron más seguridad para aquellos que conducen vehículos a dos ruedas. «Hemos perdido una grandísima persona, amigo y 'Asturguardian'. La vida no puede ser tan cruel», lamentaba uno de sus compañeros de club.

Hace tan solo dos meses, un joven de dieciséis años perdía la vida en Navia al chocar frontalmente contra un vehículo agrario. En agosto del pasado año, medio millar de motoristas despedían en Langreo a Igor Navarrete, haciendo rugir sus motores como reconocimiento al joven fallecido cuando hacía una ruta.

En 2016, una decena de motoristas perdieron la vida en las carreteras asturianas, dos más que el año anterior.

El número de fallecidos en accidentes de moto es ya el cincuenta por ciento respecto al total de muertes en carretera. Un índice que se ha incrementado en los últimos años y que llevó a la Dirección General de Tráfico a poner en marcha una campaña especial de control de este tipo de vehículos.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos