El festival de Luanco pone a la venta 500 kilos de marañueles

El puesto de venta de la Asociación de Mujeres La Cardina de San Martín de Bocines en el festival. /  P. G.-P.
El puesto de venta de la Asociación de Mujeres La Cardina de San Martín de Bocines en el festival. / P. G.-P.

El Ayuntamiento cede a las vendedoras el horno del Centro de Agroalimentación para elaborar los dulces

PEPE G.-PUMARINO LUANCO.

El XXXI Festival de la Marañuela de Luanco se puso en marcha ayer con el objetivo de agotar los cerca de 500 kilos de este tradicional dulce luanquín. En esta edición, son cinco las entidades vecinales que participan para destinar el dinero recaudado a la organización de actividades sociales y culturales.

El festival mantiene el mismo escenario que los anteriores años en la calle de Ramón Pérez de Ayala, por ser una de las más transitadas de la villa.

El acto inaugural contó con la presencia de las principales autoridades locales encabezadas por el alcalde, Jorge Suárez, acompañado de una representación de la Corporación municipal y del párroco de Santa María, Cipriano Díaz.

En el certamen solo participan entidades sin ánimo de lucro para mantener la tradición

Al mal tiempo, menos dulces

En palabras de la presidenta de la Asociación de Mujeres la Cardina de San Martín de Bocines, María Jesús Suárez Muñiz, «este año, a causa de las malas previsiones del tiempo, hemos optado por elaborar algunas docenas menos de dulces que el pasado año. No obstante, confiamos en que hasta el domingo volvamos a vender las doscientas cincuenta docenas de marañueles y bollos de marañuela que traemos al festival». Otras asociaciones, sin embargo, se muestran confiadas en mantener la misma venta de pasadas ediciones, como es el caso de la Asociación de Vecinos El Pico de Bañugues con más de 500 docenas.

Para facilitar la elaboración de este típico producto luanquín, el Ayuntamiento cede a los participantes, de manera gratuita, el horno del Centro de Agroalimentación. Es la contribución municipal al festival además de la instalación de los puestos de venta. Así lo explicó la concejala Alba Escandón en un claro compromiso de mantener una tradición con la que los luanquinos obsequian a sus ahijados siempre durante la celebración de la Semana Santa.

Desde hace años, en el festival no participan firmas mercantiles. Y para no entrar en competencia con los profesionales, se establecen unos precios similares de 7 euros la docena y 3,50 la media docena de marañueles. Otro aspecto a tener en cuenta es la calidad y el respeto a los ingredientes como son los huevos, la mantequilla, harina, azúcar y ralladura de limón o anís, siempre a gusto de sus artesanas.

Al mediodía de ayer fueron muchos los visitantes que adquirieron estos dulces. Entre ellos, un matrimonio de Oviedo, Juan Luis Martínez y María Jesús García, que tras una degustación, no pudieron evitar hacerse con dos docenas. «Nunca las habíamos probado, pero lo cierto es que están exquisitas y por ello nos las llevamos para regalar a nuestras amistades», señalaron. Esta tradición en la villa luanquina de elaborar marañueles es compartida también con el vecino concejo de Carreño, que mantiene una costumbre similar aunque con algunas diferencias en la forma y los ingredientes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos