Fresca animación del Carmen luanquín

Las actividades náuticas en el muelle viejo fueron seguidas por cientos de visitantes.
Las actividades náuticas en el muelle viejo fueron seguidas por cientos de visitantes. / P. G.-PUMARINO

Los festejos náuticos y los fuegos artificiales, protagonistas de la fiestasLa capital del concejo de Gozón celebra hoy el Día Grande con la procesión marinera por la bahía, un desfile de carrozas y la última gran verbena

PEPE G.-PUMARINO LUANCO.

El buen tiempo animó las actividades náuticas que tuvieron lugar ayer en el marco de las fiestas del Carmen en Luanco. Los artilugios flotantes, la suela de patos de goma y las cucañas fueron seguidas por cientos de visitantes y veraneantes que se dan cita en el verano luanquín. La risa estuvo garantizada durante todo el día, sobre todo por los intentos de los bañistas de 'cazar' los patos. Tras la puesta del sol, los fuegos artificiales iluminaron una noche que finalizó con la actuación de la orquesta Europea Big Band, en el escenario de la plaza de la Villa.

La capital del concejo de Gozón celebra hoy el Día Grande en el que los actos religiosos serán los protagonistas de la jornada.

Comenzará con la tradicional misa de campaña, al mediodía, en la explanada del mulle viejo. Tras el oficio religioso, la imagen de la Virgen del Carmen se trasladará en procesión hasta una de las embarcaciones pesqueras, dando comienzo así la procesión marinera. El recorrido que realizará será el tradicional por el interior de la bahía y el nuevo puerto acompañada de la flota de embarcaciones de la flota local engalanadas. Pero esta celebración también conserva la costumbre de oficiar una misa en la isla del Carmen.

En esta ocasión es la Asociación Cultural Avante Luanco quien rescata la historia de este culto en al pequeña ermita dedicada a la Santa. El origen del mismo se remonta al año 1702. Después de pedir permiso eclesiástico, mediante documento notarial, Santos Del Rio Valdés deja constancia del inicio de la construcción de la capilla en Peña Cercada bajo la advocación de Nuestra Señora del Carmen, que incluye renta para el mantenimiento del culto. Según los documentos su fundador «no esta enterrado en el cono blanco, un punto de señalización que tiene al menos 200 años mas que la propia capilla».

Capitán Agustín Álvarez

Durante una restauración se encontró en la parte superior un pequeño pebetero con restos de petróleo. Teniendo en cuenta que justo encima del pequeño edificio religioso se ubicó una atalaya de tierra de moros, todo indica que fue un punto de señalización marítima.

La entidad cultural verifica documentalmente la versión inicial de que este culto tuvo su origen en Agustín Álvarez, el capitán de la pinaza Nuestra Señora Del Carmen . Tras librarse del ataque de corsarios ingleses construyó esta ermita, «por lo que se cree que más bien se tratase de una ofrenda para mantener el culto», señala Cuco Fernández, de Avante Luanco.

Temas

Gozón

Fotos

Vídeos