El fuerte oleaje destroza el pantalán móvil del puerto de Tazones

Estado en el que quedó en pantalán tras las olas.
Estado en el que quedó en pantalán tras las olas. / JOSÉ SIMAL

La mar arrastra cuatro chalanas y solo apareció una con graves daños. «Las dejamos encima del muelle por precaución», dicen los pescadores

A. G.-OVIES VILLAVICIOSA.

Los pescadores de Tazones se despertaron ayer por la mañana con el pantalán del puerto destrozado. Las fuertes olas que hubo durante toda la noche provocaron que la estructura se rompiese a la mitad, y la mar arrastró a cuatro embarcaciones que había encima de estos amarres. Tres de ellas se dan ya por pedidas y la última apareció a lo largo de la mañana en malas condiciones. Puertos del Estado se encargó a lo largo de la jornada de recoger los restos del dique móvil.

Justino Martínez,uno de los pescadores afectados, ayudaba ayer al vigilante de la administración estatal a enganchar los restos del pantalán para que no se lo llevase la marea. No pudieron hacer nada por las cuatro chalanas -pequeñas embarcaciones- que se perdieron durante la noche y que la fuerte marejada arrastró mar adentro. «Entre Carlos y yo lo atamos para que la desgracia no fuera a más. Una de las mitades del muelle estaba en medio de la bahía. Se preveía que iba a haber olas, pero no con tanta fuerza e intensidad», afirmó Martínez, según quien «podía haber sido peor». El presidente de la Cofradía de Pescadores San Miguel, Dimas García, explicó que «muchas de las embarcaciones se habían subido al puerto por precaución porque ya sabíamos que iba a haber mala mar».

Las cuatro embarcaciones que habían quedado sobre el pantalán no tuvieron tanta suerte. «Ya las habíamos colocado ahí para que no se rompieran los cables porque sabíamos que iba a haber un fuerte oleajo, pero no pensamos que destrozaría la estructura», comentó Jesús Sánchez. En su caso, ha perdido una lancha auxiliar -la principal se encuentra en buenas condiciones - por lo que, según dijo, «tampoco fue para tanto».

La cuarta embarcación apareció por la mañana, atraída por la marea, en las costas de la parroquia. El casco se había roto debido a los golpes de las olas y se encontraba en malas condiciones. Una de las barcas desaparecidas fue El Sotín que hace unas semanas se utilizó para sacar del agua el cadáver de un delfín muerto. El animal fue recogido por miembros de la Guardería Rural del Principado, que tomaron muestras del cetáceo para su análisis.

El pantalán de Tazones es una estructura móvil que se coloca durante los meses de verano para facilitar las labores de los pescadores profesionales de las parroquia. El objetivo de este muelle es evitar que los profesionales utilicen la grúa del puerto para introducir y sacar los botes del agua, como sucede en invierno. Tiene capacidad para diez embarcaciones. Habitualmente, según explicó el presidente de la Cofradía de Pescadores, «se retira el mes de octubre», cuando el estado del mar obliga a restringir las salidas. Tras este incidente, se han visto en la obligación de retirarlo antes de lo previsto. Por suerte, no han tenido que lamentar grandes pérdidas económicas.

En 2009, el Principado realizó en el puerto de Tazones una inversión de más de dos millones de euros. Las obras consistieron en la mejora del dique, el cual sufría rebases y socavaciones del mar. Para evitar esto, se construyó un rompeolas, que da una mayor protección a la zona en caso de temporales.

Fotos

Vídeos