«No os ha faltado el apoyo y el cariño de los asturianos»

Momento en el que el féretro de Concepción Barbeira llega a la iglesia parroquial de Naveces. / MARIETA
Momento en el que el féretro de Concepción Barbeira llega a la iglesia parroquial de Naveces. / MARIETA

El párroco de Naveces subraya en el funeral por Concepción Barbeira «la entereza» mostrada por la familia durante las tres semanas de búsqueda

J. F. GALÁN NAVECES.

«Familia, hermanos, amigos y vecinos. Ha sido mucha la angustia, la preocupación y el dolor, y muchos también los voluntarios que participaron en la búsqueda. No os ha faltado ni el apoyo ni el cariño de los asturianos». Agustín González, párroco de Naveces, también subrayó ayer durante su homilía en el funeral por Concepción Barbeira «la encomiable entereza que habéis demostrado» durante las casi tres semanas transcurridas entre su desaparición y el hallazgo y posterior identificación de su cadáver, el pasado jueves flotando entre las localidades vizcaínas de Lekeitio y Ondarroa. La identificación fue posible gracias a las huellas dactilares y se descartó que el fallecimiento se debiese a una muerte violenta.

El funeral se celebró en la iglesia parroquial de Naveces, a unos dos kilómetros del domicilio de la difunta, en San Adriano, y a uno de Santa María del Mar. Allí fue donde se localizó su coche y también donde se instaló el puesto de mando del extenso dispositivo desplegado en su búsqueda, en el que además de bomberos, Protección Civil, Cruz Roja y Guardia Civil también participaron cientos de voluntarios, atendiendo así a la desesperada llamada de la familia. «Habéis mantenido la esperanza hasta el último momento», dijo ayer el sacerdote mientras miraba al marido de la difunta, Joaquín Jesús Meirinho, a su hija Cristina Meirinho Barbeira, así como a su sobrina y hermanos, arropados por la gran cantidad de personas que llenaban el templo.

En un primer momento la búsqueda se centró en el entorno de San Adriano y en la franja costera próxima a Santa María del Mar, ampliándose posteriormente hasta el cabo de Peñas, tanto por tierra como por mar y aire. Finalmente el cadáver fue hallado de forma casual por un submarinista a más de doscientos kilómetros de distancia del lugar de la desaparición.

Cabe recordar que coincidió en el tiempo con la de otras dos mujeres asturianas, María Paz Fernández Borrego y Lorena Torre, situación que generó cierta alarma social, si bien las fuerzas de seguridad insistieron casi desde el primer momento en que las desapariciones no estaban relacionadas. El cadáver de Fernández Borrego fue hallado en el embalse de Arbón con evidencias de que había sido asesinada. Poco después la Guardia Civil detenía al presunto autor, Javier Ledo, en prisión preventiva. La búsqueda de Lorena Torre aún continúa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos