«La gente, su belleza y el entorno hacen que lleve 50 años viviendo en Castrillón»

Daniel Alonso, junto a la alcaldesa, Yasmina Triguero, en el momento en que es reconocido como Hijo Adoptivo. / PATRICIA BREGÓN
Daniel Alonso, junto a la alcaldesa, Yasmina Triguero, en el momento en que es reconocido como Hijo Adoptivo. / PATRICIA BREGÓN

El concejo otorga el distintivo de Hijo Adoptivo al empresario Daniel Alonso y el de Ciudadanos Ejemplares a Daniel Wei, Rosa Galán y Juan Luis Gutiérrez

SHEYLA GONZÁLEZ PIEDRAS BLANCAS.

«Es un merecido reconocimiento a la trayectoria de un hombre que ha sido ejemplo de trabajo, constancia, dedicación y búsqueda de la excelencia». Con esas palabras la alcaldesa de Castrillón, Yasmina Triguero, hacía entrega ayer al empresario Daniel Alonso del distintivo de Hijo Adoptivo del concejo de Castrillón. Un acto que llenó el salón de Plenos del Ayuntamiento de familiares, amigos y representantes de la política, sociedad y sector empresarial de la comarca.

El Pleno decidió reconocer los méritos y honores de Daniel Alonso el pasado 30 de noviembre, junto a él compartieron ayer un lugar privilegiado en el salón los tres nuevos Ciudadanos Ejemplares del municipio, Daniel Wei, Rosa Galán y Juan Luis Gutiérrez. La emoción del reconocimiento a toda una vida estuvo presente durante toda la ceremonia de entrega y llegó a su cúlmen con la lectura del discurso del recién nombrado Hijo Adoptivo.

En el patio de butacas se encontraban representantes de los cuerpos y fuerzas de seguridad comarcales, de la Cámara de Comercio, del Club de Empresas, de Castricom, de la Ucayc, así como exalcaldes del concejo como Ricardo Ulpiano, José María León y Luis Ferro. No faltó tampoco Luis Rodríguez, director de la Escuela de Artes y Oficios. También quisieron arropar a los galardonados los representantes de las diferentes asociaciones vecinales del municipio.

Los primeros en recoger sus diplomas acreditativos y la medalla fueron los Ciudadanos Ejemplares. A Daniel Wei se le reconoció la «ayuda desinteresada en su tiempo libre a un bañista en la playa del Arbeyal de Gijón». Wei es agente de la Policía Local de Castrillón desde el año 2004 y un ejemplo de «compromiso y vocación de servicio». Él quiso aprovechar la ocasión para agradecer el reconocimiento a todos los presentes y a su familia.

Juan Luis Gutiérrez ha sido distinguido en esta ocasión por «su actividad en el movimiento asociativo y su labor como artesano representando el patrimonio artístico asturiano». Emocionado y desde el atril, Gutiérrez reconoció que «me asusta ser ciudadano ejemplar porque eso significa ser referente y yo solo soy un hombre sencillo». Mientras que de Rosa Galán, la comadrona, se destacó ayer «su actividad profesional como enfermera y comadrona». Ella explicó que «fueron tiempos difíciles pero lo volvería a hacer. Eso sí, ojalá tuviera 50 años menos para tener otras condiciones de trabajo».

Hijo Adoptivo

Entre aplausos y rodeado de los suyos, Daniel Alonso recibía el pin de Hijo Adoptivo y el diploma acreditativo de manos de Yasmina Triguero. «Recoge muchos aspectos que le hacen ser merecedor del distintivo. Es ejemplo de un trabajo constante, de la inquietud por mejorar y seguir explorando», señaló la alcaldesa, que se encargó de glosar la figura del empresario y de su trayectoria laboral que e han llevado a crear un gran conglomerado de empresas con presencia internacional.

Daniel Alonso tomó la palabra, aunque apenas unos segundos después la emoción le hizo detener el discurso. «Me llena de orgullo el premio. La gente, su belleza y el entorno han hecho que lleve 50 años viviendo en Castrillón», decía el empresario, que también remarcó que «tenemos un entorno inigualable y hay que preservarlo y conservarlo». En su intervención recordó sus inicios y puso en valor su apuesta empresarial. «Siempre aposté por la industria como verdadero motor de la región y el tiempo me ha dado la razón», puntualizó Alonso.

Aprovechó la ocasión para hacer hincapié en la necesidad de «tener una apuesta constante por la investigación y por seguir generando valor añadido, riqueza y empleo en la región». Su mujer, sus hijos y nietos le acompañaron en todo momento, una labor que el también remarcó durante su discurso, «mi familia son mi mayor alegría, sin su colaboración todo hubiera sido imposible». Con esa dedicatoria cerró el acto institucional de reconocimiento de méritos y honores, tras el que se inició la recepción en el atrio del Ayuntamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos