Gozón ultima una ordenanza de convivencia que incluirá medidas contra el botellón

El alcalde no descarta crear más adelante una normativa específica ante la proliferación de este fenómeno social. El PP propone su prohibición

ALICIA G.-OVIES LUANCO.

Con la llegada del carnaval de verano luanquín, un año más se pone sobre la mesa la problemática que existe ese día, del lunes al martes, con el botellón. Ante esta situación, denunciada por el alcalde socialista Jorge Suárez a su llegada al cargo, el PP propone ahora prohibir esta práctica en el concejo. El primer edil califica la medida de «muy drástica» y, según afirma, «no se contempla» pero adelanta que el equipo de gobierno está trabajando ya en una ordenanza de convivencia que recogerá, entre otras, medidas para regular el consumo de bebida en la calle.

Se trata así de dar un paso en busca de una solución, dice. El documento incluirá también varios artículos sobre el control de ruidos y otras medidas para obligar a los dueños de perros a recoger las heces. Hasta que dicha normativa entre en vigor, desde el Ayuntamiento adoptan todas las preocupaciones e intensificarán la vigilancia para que el de este año sea un carnaval sin graves incidentes.

«Lo primero que hice cuando llegué a la alcaldía fue reunir a la Junta Local de Seguridad, algo que no se había hecho hasta el momento», explica Suárez, quien reprocha a los populares que «en doce años que estuvieron al frente del Ayuntamiento no hubo ninguna propuesta al respecto. El propio Salvador Fernández dijo el año pasado que no había que hacer nada con el carnaval».

Para evitar que la situación se desborde, ya que este año coincide con el festival Luanco al mar, Jorge Suárez explica que la semana pasada organizó una reunión con representantes de Protección Civil, compañías de autobuses y hostelería. «Éste será el primer año del festival Luanco al Mar y esperamos que el número de menores que hacen botellón disminuya con el dispositivo que tenemos en marcha pero habrá que esperar al martes para ver los resultados», dice.

La creación de una ordenanza contra el botellón es una medida que, según reconoce, nunca se ha puesto sobre la mesa aunque, ante la proliferación de este comportamiento social, «no lo descartamos. Sería necesario estudiarlo en profundidad y solicitar informes al respecto. Si alguien me asegurase que con eso se solucionaría el problema, lo haríamos».

El alcalde comenta también que a la hora de diseñar esa ordenanza específica contra el fenómeno de beber en la calle «habría que poner en común las opiniones de todos los implicados». Entre otros, se refiere a las asociaciones de padres y madres de Gozón. «Me gustaría reunirme con ellos para poner, de una vez, esto sobre la mesa», asegura.

Durante el carnaval de Luanco, cientos de jóvenes, muchos de ellos menores, se dan cita en las cercanías del polideportivo para beber durante toda la madrugada. El año pasado, los equipos sanitarios asistieron a 42 personas y tres menores acabaron en el Hospital San Agustín. Uno, por mezclar alcohol y estupefacientes; el segundo, por un traumatismo craneoencefálico debido a una caída; y el tercero, por un corte en una pierna.

Fotos

Vídeos